«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 22 de marzo de 2012

El Salvador: Carta a las y los militantes del FMLN; Dagoberto Gutiérrez, 2012

Como ya apuntara en un documento anterior, las deformaciones del ejercicio del poder en las organizaciones enmarcadas en la izquierda llevan a un divorcio entre la dirigencia y la militancia, y por defecto con las bases sociales… Un defecto propio del centralismo burocrático-‘democrático’ convertido en dogma en casi todas las organizaciones entendidas como vanguardia…; de allí que se requiera ya no solo un replanteamiento en el modo de entender al socialismo en la realidad post Guerra fría en la que estamos insertados, sino y fundamentalmente, en el papel activo del militante en cada estrato de la organización revolucionaria…

El documento:


El FMLN trata de impedir la participación amplia en las decisiones de la cúpula, pero promueve esta misma participación en las elecciones, y así pierde.

La votación del 11 de marzo descubrió bastantes cosas importantes como la calidad de la cabeza política de sectores sociales. El rechazo al régimen político por la elevada abstención [51%], el descrédito sostenido del sistema de partidos políticos y, en lo que se refiere al partido FMLN, la votación mostró y demostró la distancia creciente entre la cúpula de ese partido y la militancia del mismo; así como la distancia entre esa cúpula y la sociedad.

Este es un aspecto que interesa a todo miembro o miembra de ese partido, porque aunque electoralmente las cifras de la votación no resultan desestabilizadoras, sin embargo, políticamente, los hechos que se agazapan en las esquinas de estas cifras sí resultan ser suficientemente relevantes. Veamos: en relación con las y los militantes, funciona un proceso de concentración de la toma de decisiones que no puede fundamentarse en ningún centralismo democrático; tampoco en funcionalidades, sino solamente en el control tradicional de candidaturas, muy propio de partidos políticos tradicionales, es decir, de aquellos entes político que hacen de las elecciones la única actividad política trascendente, y del control de mecanismos electorales internos, la base de su poder.

Este hecho produce, inexorablemente, distancia entre el que milita y el que toma las decisiones, y estamos así frente a un proceso en el que en nombre de la funcionalidad y de la agilidad, se llega hasta la situación de depurar un padrón de aquellos miembros que no sean de la confianza de los sectores que toman decisiones. Este ha resultado ser un paso verdaderamente inevitable para la cúpula de tu partido, porque de no reducir la esfera de las decisiones, reduciendo la participación, estas decisiones pueden salirse de control. Pero he aquí que en las campañas electorales se convoca la participación de todos aquellos sectores partidarios que fueron previamente eliminados de los procesos de decisión, procesos que eran a su vez justamente para participar en esas elecciones. En otras palabras, se trata de impedir la participación amplia en unas decisiones y de promover esta participación en otros momentos del mismo proceso, precisamente en elecciones generales.

Estamos, estimado militante, ante un proceso contradictorio que produce distancia insuperable y quiebres en el ánimo de la membresía, que no aparece así dispuesta a jugarse el todo por el todo en un proceso en el que son excluidos, en un momento, y convocados en otros.

Este distanciamiento que resulta subterráneo, en unos casos, y manifiesto en otros, produce el segundo distanciamiento: el relacionado con la sociedad, el cual resulta ser el determinante en los hecho políticos del 11 de marzo, porque en medio de desencantos, desengaños y arrepentimientos, una parte importante, presumiblemente de clases "medias", le retira a tu partido una cantidad de votos que fueron decisivos para ganar las anteriores elecciones presidenciales, y que determinaron hoy que ARENA, sin mucho trabajo y sin méritos, simplemente recogiera una fruta madura que cayó del árbol y capturara, en medio de su sorpresa, el control político de la zona metropolitana de San Salvador.

Aquí estamos en un momento de recolección de una cosecha cultivada casi amorosamente por el desempeño en los órganos de gobierno, por la diferencia mínima con los otros partidos tradicionales en la política ejercida y en la manera de hacer esa política, por el manejo de un discurso complaciente con los de arriba y no siempre con los de abajo, por la reducida lucidez en el abordaje de la realidad tanto del país como de las personas. En fin, por todos aquellos aspectos que llevaron a estos sectores a considerar que se equivocaron al votar en las presidenciales por un partido que habló de cambios y transformaciones, y que una vez en el gobierno, en un gobierno que se calificó de izquierda, no fue capaz ni de mantener el simple discurso favorable a los cambios y mucho menos de luchar por ellos.

El resultado en las votaciones es, entonces, explicable en las cuatro paredes partidarias, en los corredores internos de tu partido y es una cosecha que en uno u otro momento se tenía que recoger, y es, precisamente, un timbre de aviso y alerta antes de las elecciones [presidenciales] del 2014, en donde de nuevo dependerá la salud política del partido FMLN de la forma como se aborde esta coyuntura.

Por supuesto que hasta ahora la corriente de opinión más determinante, o más vigorosa, resulta ser aquella que busca un acercamiento con el presidente de la república y un acercamiento con el partido ARENA. Esto significa avanzar hacia un bipartidismo, en donde ambos partidos busquen jugar a las izquierdas y a las derechas, en un proceso que propiciaría aquellos cambios que impidan, precisamente, los cambios necesarios.

Este es un camino racionalmente acorde con el rumbo conservador que el partido FMLN ha adoptado como su línea política, aun cuando no es el único camino, porque resulta ser la discusión interna, descarnada y abierta, con la participación de la membresía partidaria, el único camino seguro y hasta democrático para superar errores y la confianza perdida, tanto en el mundo interno como en el mundo social.

Es del interés de todo militante partidario impulsar y contribuir a que este sea un debate oportuno, porque de no darse, el resultado será un empozamiento del desencanto y una falta de luz para entender los rápidos acontecimientos que se nos vienen encima a todos los que estamos interesados en que nuestro país sobreviva a la crisis histórica que se cuela por todas las rendijas.

Electoralmente, los resultados no parecen ni aparecen catastróficos, pero políticamente son suficientemente aleccionadores, y lo peor que los militantes pueden hacer es pasar por encima de este impresionante mensaje político e ignorar este recordatorio.

Dagoberto Gutiérrez

lunes, 12 de marzo de 2012

España: 10.000 torturados vascos en 50 años


Elaboran el censo de 10.000 torturados vacos en 50 años.

La fundación Euskal Memoria estima que apenas está detectado y catalogado el 25% de las personas torturadas. Buscarán al resto pueblo a pueblo El pasado año, 2011, apenas diez días después del cese definitivo de la lucha armada por parte de ETA, GARA publicaba una emotiva carta titulada "Desahogo''. Su autora era Axun Lasa, hermana de Joxean Lasa, secuestrado y muerto a manos de la Guardia Civil en 1983. En ella, Axun Lasa narraba algo que nunca había contado, que también fue torturada: «Antes de salir del edificio oficial, me hicieron firmar en un papel mi eterno silencio. Tal vez todavía no me haya perdonado por ello. Pero ¿quién me iba a creer? La bolsa, los electrodos, las flexiones, los tirones de pelo, el perro que soltaron, nada de eso deja huellas físicas. Tampoco el viaje, desde Donostia a Madrid, esposada, con el culo apoyado encima de una chapa metálica, en la parte trasera de un Land Rover sin asiento y sin respaldo. Ni las amenazas que me obligaban a escuchar sin permiso para levantar la cabeza. Ni la manta que me tapaba entera al salir del coche. Ni los gritos. Ni la obligación de permanecer de pie, delante de la mirilla de la celda, sin que pudiera sentirme cansada, cansadísima...»..

No es el único caso. El escritor euskaldun Joan Mari Torrealdai necesitó varios años para admitir, en una entrevista en televisión, que había sido torturado cuando lo detuvieron en la redada contra “Egunkaria''. Otros se llevaron a la tumba su secreto o viven sin contarlo, bien por temor, por necesidad de superar el shock, por evitar hacer daño a su entorno... Euskal Memoria está hallando también numerosos casos de personas que simplemente no han dado relevancia a los maltratos padecidos, aunque les dejaran lesiones físicas o secuelas sicológicas de por vida. Lo interiorizaron como algo «normal» dentro de la anormalidad de un conflicto armado.

Euskal Memoria se ha lanzado a tratar de elaborar un censo de torturados de los últimos 50 años. A los motivos de pura memoria histórica (saber la verdad) se suma ahora una necesidad política. Si llega el tiempo de encarar las consecuencias del conflicto, elaborar la lista de víctimas de torturas se convierte en algo imprescindible, subraya Arantxa Erasun desde la fundación Euskal Memoria.

Y la labor resulta muy ambiciosa. Según sus estimaciones, en los últimos 50 años se han producido en Euskal Herria cerca de 10.000 casos de tortura. El cociente se obtiene aplicando el porcentaje comprobado de maltratos en detenciones políticas al total de arrestos de este tipo en estas cinco décadas, que está en torno a los 35.000, con las correspondientes correcciones derivadas de los cambios en las actuaciones policiales en los distintos periodos. Pues bien, Erasun explica que, de esos 10.000 casos, «solo están censados unos 2.500». El objetivo del trabajo de campo de los próximos meses es ir mucho más allá, todo lo que se pueda.

Los hechos y sus efectos

En el trabajo de recopilación que se está realizando, pueblo a pueblo y basado en el auzolan, se intenta no solo detectar e identificar los casos de tortura. También se realizan entrevistas a los que muestren alguna peculiaridad relevante. Y no se trata exclusivamente de contar lo que pasó, «sino también sus consecuencias, en muchos casos de por vida. Están aflorando ejemplos de problemas sicológicos, alcoholismo, muertes...».

Las recopilaciones de Torturaren Aurkako Taldea desde 1999 componen una base sólida para reconstruir la última década, pero resulta bastante más difícil sacar a la luz lo ocurrido en los 60 o los 70. Muchas personas explican que simplemente no contaron lo que les habían hecho «porque no había dónde denunciar». Pero Euskal Memoria sí constata que el nuevo tiempo abierto en Euskal Herria está contribuyendo a que muchas personas quieran, como Axun Lasa, sacar a la luz su verdad.

El trabajo resulta tan laborioso que en algunas localidades se está distribuyendo por décadas. Cada caso nuevo es a su vez otro hilo del que tirar, igual que los listados de detenciones difundidos por Euskal Memoria hace dos años sirvieron para destapar más arrestos desconocidos.

Ramón Sola

viernes, 2 de marzo de 2012

Sobreviviente de Auschwitz: “Israel actúa como los Nazis”

El Doctor Hajo Meyer, de 86 años, quién estuvo detenido 10 meses el campo de concentración nazi de Auschwitz, realizó críticos comentarios hacia Israel durante una gira por Escocia. Meyer indicó que hay paralelos entre el tratamiento a los Judíos durante la Segunda Guerra Mundial y la situación actual de los Palestinos a manos de los Israelíes.


“Los israelíes tratan de deshumanizar a los Palestinos, tal como los Nazis intentaron deshumanizarme a mí. Nadie debería deshumanizar al otro.”

“Tal vez Israel no es el país más cruel del mundo...pero algo es seguro: Israel es el campeón mundial en pretender ser el país de mayor cultura y civilización.”

El Doctor Meyer nació en Bielefeld, Alemania, en 1924. Después de Noviembre de 1938 se le prohibió asistir a la escuela, por lo que huyó a Holanda. En 1944, después de pasar un año escondido, fue atrapado por la Gestapo y enviado al campo de concentracion de Auschwitz. Ahí permaneció durante 10 meses. Hoy vive en Holanda y es autor de tres libros sobre Judaísmo, el Holocausto y el Sionismo.

Para Meyer la definición de “anti-semita” ha cambiado. “Antes, anti-semita era alguien que odibada a los Judíos por ser Judíos. Hoy anti-semita es alguien que es odiado por los Judíos”.

Como vocero de la Red Internacional de Judíos Anti-Sionistas, Meyer precisa que criticar a Israel “no es lo mismo” que criticar a los Judíos.

Mick Napier, activista escocés por la causa palestina: “Los palestinos están felices de tenerlo como aliado de su causa. Hajo entiende el abuso que hace Israel de la trágica historia del Holocausto para defender sus propios crímenes. Desde Gaza, la gente ya no cree que cualquiera que critique a Israel es anti-semita”.

Palestina Libre