«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 15 de junio de 2015

El origen ideológico de la teoría de la perpetuación del multipartidismo burgués en el revisionismo chino

Mao Zedong, Deng Xiaoping y Chou En-lai en los 70

«
En la revista «Nueva democracia» Chen Chi-Yuan justificaba los mismos procesos de pluralidad de partidos políticos en China, exceptuando a los terratenientes y burguesía compradora:

«Todas las clases, incluida la burguesía nacional, habían sufrido la opresión feudal e imperialista. Ellos por tanto formularon exigencias revolucionarias. Así, en la sociedad socialista, al lado del Partido Comunista de China, que constituye el elemento dirigente del Estado, otros partidos continuarán aportando su cooperación». (Chen Chi-Yuan; Revista «Nueva democracia», nº7, julio de 1957)

Los revisionistas suizos, aludían:

«En la Unión Soviética, la dictadura del proletariado se lleva a cabo como parte de un sistema único de partido. Pero en las condiciones históricas de China, quisieron que esta dictadura tomara en casa una forma diferente». (Partido Suizo del Trabajo; Revista «Socialismo», nº143, agosto-septiembre de 1957)

¿Existía realmente una «forma diferente» [de dictadura del proletariado -  Anotación de Bitácora (M-L)], o aquella forma «diferente» reflejaba en efecto un contenido «muy diferente»? !Los revisionistas chinos hablaban a propósito de la «voluntad» de las condiciones históricas, para tratar de justificar su traición a las masas de trabajadores chinas, especulando que los miembros de la burguesía nacional «se convertirían en trabajadores socialistas» después de la «transformación socialista» y que éste sería también el destino de los partidos «democráticos» que lo representan! 

[Como han expresado siempre los marxista-leninistas como Lenin, Iósif Stalin, Georgi Dimitrov, Enver Hoxha o Hilary Minc, los partidos representan a las clases, por lo tanto los partidos no obreros solo puede servir de aliados hasta la construcción económica del socialismo, que elimina como tal a las clases explotadoras y proletariza a las masas trabajadoras como el campesinado, por ello: 1) intentar crear un multipartidismo en el «socialismo», como defienden la socialdemocracia, el revisionismo jruschovista, o el revisionismo eurocomunista, significa que en ese país realmente no se ha construido económicamente el socialismo en el campo y la ciudad, y 2) representa una tendencia a compartir el liderazgo del poder político del partido comunista y la clase obrera con otras clases sociales, más cuando se hace énfasis como hacían los chinos, que esos partidos deben no sólo coexistir sino supervisar al partido comunista: 

«¿Qué es mejor: que haya un solo partido o varios partidos? Por lo que hoy parece, es preferible que haya varios. Esto no sólo es válido para el pasado, sino que puede serlo también para el futuro; significa coexistencia duradera y supervisión mutua. (...) Tanto el partido comunista como los partidos democráticos surgieron en el proceso histórico. Todo lo que surge en el proceso histórico desaparece en el mismo proceso. Así, tarde o temprano desaparecerá el partido comunista y, de igual modo, los partidos democráticos».  (Mao Zedong, Sobre diez grandes relaciones, 1956) 

Tiempo después Deng Xiaoping orgullosamente como su discípulo, tomo esta «aportación» de Mao Zedong para su política: 

«La construcción y desarrollo del socialismo se ha convertido en unos intereses y aspiraciones comunes de todos los partidos democráticos, las federaciones de la industria y el comercio y de nuestro partido. Durante este nuevo periodo histórico, los partidos democráticos y las federaciones de industria y comercio continúan jugando un importante rol que no puede ser ignorado. Creemos que en el futuro los partidos democráticos y federaciones de industria y comercio harán aún mayores contribuciones al desarrollo y consolidación de la situación política de estabilidad y unidad, aceleración de la modernización socialista, promoción de la democracia, fortalecimiento del sistema legal,  conducta de autoeducación y lucha por la reunificación de la patria. (...) La cooperación multipartidista bajo el liderazgo del Partido Comunista de China sobreviene de las condiciones históricas específicas y reales de nuestro país, y esto también es una característica y una ventaja de nuestro sistema político. En 1956, cuando el sistema socialista fue básicamente establecido en nuestro país, el Comité Central del partido y el camarada Mao Zedong propuso el principio de: «coexistencia duradera y supervisión mutua» con todos los partidos democráticos, el cual ha sido una constante política desde hace mucho tiempo hasta ahora». (Deng Xiaoping; Todos los partidos democráticos y federaciones de industria y comercio son fuerzas políticas que sirven al socialismo, 19 de octubre, 1979) 

Estos conceptos antimarxistas influenciaron la formación ideológica de famosos revisionistas como Santiago Carrillo, quienes al leer los escritos de Mao Zedong se inspiraban en sus ideas como «alianza con la burguesía nacional» o «multipartidismo» en el «socialismo»:

«Junto al Partido Comunista coexisten diversos partido y grupos democráticos cuyo fundamento social es la burguesía nacional, la capa superior de la pequeña burguesía y sus intelectuales. (...) El régimen político socialista chino es pues un régimen de un solo partido, sino de varios. (...) Los hombres de los partidos y grupos democráticos ocupan importantes puestos en el gobierno y en el aparato del Estado; ejercen una real influencia en los asuntos públicos». (Santiago Carrillo; Sobre una singularidad de la revolución china: la alianza de los capitalistas nacionales con el proletariado, 1957) - Anotación de Bitácora (M-L)]

Entendemos por qué los revisionistas chinos recomendaron tanto no interpretar estos hechos «dogmáticamente», ya que un marxista-leninista sólo podía concluir una cosa: ¡que la China maoísta seguía siendo una democracia burguesa!». (Vincent GouysseEl socialismo de características china: ¿socialismo o nacionalismo burgués; 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»