«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 1 de julio de 2015

Las teorías del socialimperialismo soviético para engañar a los pueblos y justificar su explotación neocolonial

Nikita Jruschov, Fidel Castro, Leonid Brézhnev entre otros

«
Los revisionistas soviéticos se opusieron en lo sucesivo a la construcción de una industria de medios de producción y transformaron los ex países socialistas en países dependientes. Era inevitable que estas condiciones trajeran consigo la extensión de oportunidades mercantiles y financieras para los países imperialistas [incluyendo oportunidades para expandir su comercio y su capital dentro de estos países ex socialistas como por ejemplo Polonia; véase la obra de Enver Hoxha: «¿Qué se oculta tras las huelgas de los obreros de los puertos polacos del Báltico?» de 1980, para entender que supuso en la Polonia revisionista-capitalista la introducción de la fuerte injerencia económica imperialista de la Unión Soviética revisionista y de otros países imperialistas occidentales - Anotación de Bitácora (M-L)]. ¡Los líderes de los países imperialistas por lo tanto sólo podían aplaudir cuando vieron a los jruschovistas abandonando las tareas internacionalistas de la revolución socialista mundial en favor del nacimiento y desarrollo de la Unión Soviética socialimperialista: que sin duda era un nuevo competidor que se alzaba, pero por supuesto era infinitamente un enemigo menos peligroso que la realidad de un campo socialista que tenía el objetivo de fortalecer a los países socialistas, y de ayudar a los países dependientes a evitar que les sustrajeran y esquilaran por cupones y así acelerar el proceso revolucionario en las metrópolis imperialistas!

Enver Hoxha por ello remarcaría que:

«La Unión Soviética aplica una política típicamente neocolonialista en los países del CAME –Consejo de Ayuda Mutua Económica–. Las economías de estos países se han convertido en apéndices de la economía soviética». (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución: Obras escogidas, Tomo V, 1978)

Y que igual que cualquier otra potencia imperialista, la Unión Soviética socialimperialista:

«Pugna ahora por conseguir nuevos mercados y esferas de influencia, por invertir sus capitales en diversos países, por acaparar fuentes de materias primas, para extender su neocolonialismo a África, Asia, América Latina y otras partes». (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución: Obras escogidas, Tomo V, 1978)

Enmascarando sus finalidades imperialistas por medio de:

«Teorías» revisionista-imperialistas de la «comunidad socialista», la «división socialista del trabajo», la «soberanía limitada», la «integración económica socialista», etc., están al servicio de esta política neocolonialista». (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución: Obras escogidas, Tomo V, 1978)

Y que:

«A tal efecto han inventado asimismo las teorías del «camino no capitalista de desarrollo», de la «orientación socialista», etc». (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución: Obras escogidas, Tomo V, 1978)

Procurando hacer creer que:

«Sigue una política leninista e internacionalista, como aliado, amigo y defensor de los nuevos estados nacionales, de los países poco desarrollados, etc». (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución: Obras escogidas, Tomo V, 1978)

Por todo esto, los comunistas albaneses, concluyeron  [«Las vistas y prácticas de los revisionistas que pretender sabotear y asfixiar los movimientos de liberación nacional de los pueblos de los países excoloniales están estrechamente atadas a su política expansionista, al neocolonialismo de la Unión Soviética socialimperialista». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987) Y por ello, la siguiente lógica conclusión - Anotación de Bitácora (M-L)] que:

«Las vistas y tesis de los revisionistas soviéticos no fueron deformaciones puramente ideológicas, ni apreciaciones erróneas de las situaciones. Son mecanismos ideológicos y políticos [conscientes - Anotación de Bitácora (M-L)], escogidos especialmente para la aplicación de la política socialimperialista los que forman la base teórica  de esta política». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987)

[Históricamente, muchos países de Asia, América Latina, pero sobre todo de África, crecieron durante el siglo XX en la época de: 1) bajo el derrumbe del sistema colonial clásico; 2) bajo el auge del fenómeno de la neocolonización; 3) bajo los cambios contrarrevolucionarios jruschovistas-brezhnevistas de la Unión Soviética. En dicho contexto, muchos países que se alejaban de los viejos países imperialistas viraban hacia la Unión Soviética socialimperialista: unas veces por conveniencia, otras por desconocimiento del proceso contrarrevolucionario producido en dicho país ex socialista e internacionalista. Hay que tener muy en cuenta el factor de la falta de formación marxista-leninista en estos movimientos de liberación nacional; por mucho que algunos se pusieran nombres revolucionarios, el punto de carencia de conocimientos era tal, que se presentaban golpes de Estados, cambios de camarillas nacionalistas-burguesas o revoluciones populares sin influencia o existencia de un partido comunista en estos países, como auténticas revoluciones «socialistas». Esto produjo que estos movimientos fuera presa fácil de la demagogia de las teorías de los revisionistas soviéticos: 

«En este contexto, las teorías, de la «vía no capitalista de desarrollo», y de la «orientación socialista», son otras armas en el arsenal ideológico de los socialimperialistas soviéticos que ocultan, justifican y preparan el terreno y las vías de expansión neocolonialista en los países de África, Asia y América Latina». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987) 

Para estudiar este fenómeno de la creación de regímenes pseudosocialistas en los países coloniales y semicoloniales arropados bajo las teorías imperialistas-revisionistas soviéticas, véase la obra de Nesti Karaguni: «La esencia reaccionaria de la teoría revisionista soviética de la «orientación socialista», de 1984 - Anotación de Bitácora (M-L)]

Era evidente que entre los intereses de la burguesía compradora de los países dependientes estaba utilizar la demagogia de los revisionistas soviéticos y fingir adoptar posturas antiimperialistas y progresistas para desviar a las masas de la verdadera lucha contra el imperialismo y por la revolución socialista:

«Del mismo modo, ambas parten tienen interés en presentar las relaciones neocolonialistas que existen entre ellos como «alianzas de amistad», «edificada sobre bases internacionalistas», etc». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987) 

En el marco de estas mistificaciones, ambas partes habían puesto en marcha: «formas pre-socialistas y socialistas de organización del trabajo y de explotación de la tierra», así como «un sector económico del Estado» donde supuestamente eran aplicadas «formas de gestión socialistas». 

[La frase exacta a la que hace referencia Vincent Gouysse es la siguiente: 

«Los revisionistas soviéticos consideran la creación y desarrollo del sector económico del Estado y la aplicación gradual de formas socialistas de gestión de dicho sector», «el compromiso gradual del campesinado en las formas pre-socialistas y socialistas de organización del trabajo y la explotación de la tierra», como otra manifestación de la aplicación de la «vía no capitalista de desarrollo». Todo esto, según ellos, representa cambios cualitativos en la esfera de las relaciones económicas, y si por casualidad en los países de «orientación socialista» el sector del Estado y el sector colectivo se hacen sector preponderantes, entonces podríamos hablar ya de triunfo de las relaciones socialistas y de la construcción de la sociedad socialista. Los revisionistas soviéticos especulan con las medidas progresivas tomadas en bastantes países por la nacionalización del capital extranjero. Las empresas nacionalizadas constituyen el sector económico del Estado. Este sector incluye muchas otras empresas creadas bajo la dirección de estos nuevos Estados». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987)  - Anotación de Bitácora (M-L)] 

Pero como recordaban los marxista-leninistas albaneses:

«El marxismo-leninismo nos enseña que el contenido del sector del Estado en la economía depende directamente  de la naturaleza del poder político». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987)

Por consiguiente:

«En los países dónde domina la burguesía nacional, el sector del Estado representa una forma de ejercicio de la propiedad capitalista sobre los medios de producción. Veamos actuar allí todas las leyes y todas las relaciones capitalistas de producción y de reparto de los bienes materiales, la opresión y de explotación de las masas trabajadoras». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987)

Y por ello, lejos de atacar las relaciones burguesas de producción, este sector del Estado pretende consolidar dichas relaciones de producción existentes:

«El Estado burgués de los países excoloniales, en sus condiciones de profundo retraso, y de debilidad de la burguesía local, interviene en tanto como factor que ayuda a acumular y concentrar los medios financieros necesarios y las reservas materiales útiles para el desarrollo de las ramas de la economía que claman de un porcentaje de capitales mayor, ramas que no pueden ser abastecidas por capitalistas particulares». (Llambro Filo; La «vía no capitalista de desarrollo» y la «orientación socialista», «teorías», que sabotean la revolución y abren las vías a la expansión neocolonialista, 1987)

Esta es la vía de industrialización tradicional, donde el sector del Estado reagrupa a las ramas de la economía que necesita de inversiones más pesadas y las que necesitan el conjunto de  la clase de los capitalistas nacionales. En estas condiciones, en la dominación del socialimperialismo soviético, se vieron desbordadas las relaciones comerciales por la extensión del campo de la exportación de capitales, que se realizaba por medio de créditos y por medio de préstamos de Estado a Estado, y poco después a través de la creación de empresas mixtas». (Vincent Gouysse; El socialimperialismo soviético: génesis y colapso de 2007)

Anotación de Bitácora (M-L):

Es necesario estudiar, comprender, y sacar justas conclusiones sobre lo que supusieron para las luchas de liberación nacional y las luchas por la revolución socialista las teorías de los socialimperialistas soviéticos que eran endulzadas bajo fraseología revolucionaria y lanzadas a los Estados emergentes, sobre todo de África y Asia. Debe abordarse como las teorías de: la «comunidad socialista»; la «división socialista del trabajo»; la «soberanía limitada»; la «integración económica socialista»; la «vía no capitalista de desarrollo»; la de los países de «orientación socialista», influyeron y se establecieron a su amparo en regímenes como los de Etiopía, Angola, Yemen del Sur, Benín; que en su mayoría acabarían o bien por la fuerza o bien por iniciativa propia cambiando su régimen al del estilo de las democracias burguesas occidentales con el derrumbe del propio socialimperialismo soviético en 1991. Otros como Congo, Libia o Siria; que también «picaron» en establecer tales teorías antimarxistas, moldearían a partir de 1991 con sendas reformas sus regímenes hacia los imperialismos de Occidente pero manteniendo sin embargo la fraseología pseudorevolucionaria.

1 comentario:

  1. muy buen articulo este, ya me preguntaba yo de qué manera cayó la U.R.S.S.
    sino por el revisionismo, aun con este ejemplo histórico hay quienes se llaman socialistas y son de matiz social-imperialista.

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»