«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 28 de agosto de 2014

Sobre la «ley del valor» en la sociedad socialista


«Es también completamente errónea la afirmación de que en nuestro sistema económico actual, en la primera fase de desarrollo de la sociedad comunista [la etapa del socialismo - Anotación de B. N.], la ley del valor regula las «proporciones» de la distribución del trabajo entre las distintas ramas de la producción. Si ello fuera así, no se comprendería por qué en nuestro país no se desarrolla al máximo la industria ligera, la más rentable, dándole preferencia frente a la industria pesada, que con frecuencia es menos rentable y a veces no lo es en absoluto. Si ello fuera así, no se comprendería por qué en nuestro país no se cierran las empresas de la industria pesada que por el momento no son rentables y en las que el trabajo de los obreros no da el «resultado debido» y no se abren nuevas empresas de la industria ligera, indiscutiblemente rentable, en las que el trabajo de los obreros podría dar «mayor resultado». Si eso fuera así, no se comprendería por qué en nuestro país no se pasa a los obreros de las empresas poco rentables, aunque muy necesarias para la economía nacional, a empresas más rentables, como debería hacerse de acuerdo con la ley del valor, a la que se atribuye el papel de regulador de las «proporciones» de la distribución del trabajo entre las ramas de la producción. Es evidente que, de hacer caso a esos camaradas, tendríamos que renunciar a la primacía de la producción de medios de producción en favor de la producción de medios de consumo. ¿Y qué significa renunciar a la primacía de la producción de medios de producción? Significa suprimir la posibilidad de desarrollar ininterrumpidamente nuestra economía nacional, pues es imposible desarrollarla ininterrumpidamente si no se da preferencia a la producción de medios de producción. Esos camaradas olvidan que la ley del valor sólo puede regular la producción bajo el capitalismo, cuando existen la propiedad privada sobre los medios de producción, la concurrencia, la anarquía de la producción y las crisis de superproducción. Olvidan que la esfera de acción de la ley del valor está limitada en nuestro país por la existencia de la propiedad social sobre los medios de producción, por la acción de la ley del desarrollo armónico de la economía y, por consiguiente, también por nuestros planes anuales y quinquenales, que son un reflejo aproximado de las exigencias de esta última ley». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Los problemas económicos del socialismo en la Unión Soviética, 1952)

lunes, 25 de agosto de 2014

El fascismo y la clase obrera; Georgi Dimitrov, 1935


El VIIº Congreso de la Komintern se celebró 25 julio a 20 agosto 1935 en Moscú.

«¡Camaradas! Ya el VIº congreso de la Komintern de 1928 previno al proletariado internacional sobre la maduración de una nueva ofensiva fascista, llamándolo a la lucha contra ella. El congreso señaló que:

«En casi en todas partes existen tendencias fascistas y gérmenes de un movimiento fascista en forma más o menos desarrollada».  (Komintern; Tesis y conclusiones del VIº Congreso de la Komintern, 1928)

Bajo las condiciones de la profunda crisis económica desencadenada, de la violenta agudización de la crisis general del capitalismo, de la revolucionización de las masas trabajadoras, el fascismo ha pasado a una amplia ofensiva. La burguesía dominante busca cada vez más su salvación en el fascismo para llevar a cabo medidas excepcionales de expoliación contra los trabajadores; para preparar una guerra imperialista de rapiña, el asalto contra la Unión Soviética; para preparar la esclavización y el reparto de China e impedir, por medio de todo esto, la revolución.

Los círculos imperialistas intentan descargar todo el peso de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores. Para eso, necesitan el fascismo.

Tratan de resolver el problema de los mercados mediante la esclavización de los pueblos débiles, mediante el aumento de la presión colonial y un nuevo reparto del mundo por la vía de la guerra. Para eso, necesitan el fascismo.

domingo, 24 de agosto de 2014

Sobre el concepto revisionista de la «lucha de dos líneas» en el partido

Lin Piao, Chou En-lai y Mao Zedong durante los años 60

«El tratamiento deformado de este problema en la vida social también está conectado con su tratamiento deformado dentro del partido. De acuerdo con el «pensamiento Mao Zedong», el partido de la clase obrera está dividido en clases antagónicas, con su jefatura burguesa y proletaria, y como resultado de ello, existen en forma objetiva e inevitablemente dos líneas en el seno del partido, que expresan los intereses de estas dos clases. En esta cuestión también  tenemos que lidiar con una flagrante desviación del marxismo-leninismo.


La división de la sociedad en clases no se expresa necesariamente en la división del partido en clases. Es cierto que entran en el partido personas de diferentes clases, pero no vienen a él en calidad de representantes de estas clases. «El partido no es arena de las diversas clases y de la lucha de las clases antagónicas», dice el camarada Enver Hoxha, «no es una reunión de personas con objetivos opuestos [1]». El partido marxista-leninista es la unión militante de personas inspiradas por los mismos ideales y que luchan por el mismo objetivo, y éstos son los ideales y los objetivos de la clase obrera.

Por supuesto, las personas que vienen al partido, no sólo las de capas no-proletarias sino también las de la propia clase obrera, no están libres de las influencias y de las ideologías de la burguesía y la pequeña burguesía, el feudalismo y el patriarcalismo. Los comunistas viven, trabajan y luchan en medio de la sociedad, en la cual se libra la lucha de clases, y no son inmunes a las influencias y manifestaciones extrañas. La presión externa del mundo capitalista y revisionista actúa sobre toda la sociedad y también sobre todos los miembros del partido. Todo esto constituye esa base sobre la cual se libra la lucha de clases en el partido.

Esta lucha de clases en el partido es objetiva e inevitable, es el reflejo de la lucha de clases que ocurre en la sociedad. Sin embargo, la lucha de clases en el partido no se expresa en todos los casos y de manera inevitable, como una lucha entre dos líneas. La lucha de clases en el partido es objetiva e inevitable, pero no lo es la existencia de dos líneas.

La línea del partido es un complejo de directrices y orientaciones para todo un período histórico; define los objetivos del partido, así como los métodos para llegar a ellos. El partido de la clase obrera puede tener una sola línea, la línea de la revolución, de la dictadura del proletariado, de la construcción del socialismo y el comunismo. Desde este punto de vista, no cualquier manifestación extraña en el partido, no cualquier tipo de oposición, no cualquier divergencia, representan una línea aparte. Es otro asunto a quien sirven y a que molino llevan el agua. Estos asuntos no pueden y no deben confundirse. De lo contrario, las consecuencias serían muy graves; se daría lugar al sectarismo, a la asfixia de la democracia en el partido, a confundir a los amigos con los enemigos.

Aceptar que la línea burguesa en el partido existe objetivamente, independientemente de los deseos del pueblo, significa aceptar el concepto fatalista y antidialéctico que confunde la posibilidad con la realidad. Puesto que la aparición de la línea burguesa es sólo una posibilidad, presentarla como algo que existe fatalmente significa abrir el camino, de manera consciente, a la línea burguesa en el partido y minar al partido, la dictadura del proletariado y el socialismo. Los acontecimientos que tienen lugar en China actualmente son consecuencia directa de la autorización hecha por Mao Zedong para que en el partido coexistan dos líneas opuestas». (Foto ÇamiContradicciones, clases y lucha de clases en el socialismo, 1980)

Notas:

[1] Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución, 1978

jueves, 21 de agosto de 2014

Las relaciones de parentesco jamás deben suprimir la crítica de un error


«El desarrollo de la crítica y autocrítica concreta y constante en el partido, y el descubrimiento de las insuficiencias en nuestro trabajo, tienen que ser también nuestra preocupación constante y primordial después del congreso, en todos los eslabones del partido, de abajo a arriba, y de arriba a abajo. No debemos olvidar nunca que la mayor sabiduría para el verdadero comunista es reconocer y comprender oportuna, honrada y sinceramente el error cometido, descubrir con audacia las causas que engendraron el error, y tener la voluntad inquebrantable de eliminarlo y corregirlo rápida y despiadadamente. En el partido y en todos los dominios de nuestra vida debemos liberarnos de modo definitivo de la costumbre nociva de no señalar concretamente los errores por temor a alterar nuestras relaciones de amistad o parentesco, causar fastidio a alguien o crearnos disgustos personales. Tenemos que fustigar implacablemente todo espíritu de familiaridad al resolver problemas del partido y del Estado. Los intereses del partido, de la clase obrera, del pueblo, tienen que colocarse por encima de toda clase de consideraciones y prejuicios pequeño burgueses». (Georgi Dimitrov; Informe al Vº Congreso del Partido Obrero (Comunista) Búlgaro, 1948)

miércoles, 20 de agosto de 2014

Las nacionalizaciones albaneses y la contundencia con las clases explotadoras


«Las característica fundamental de la nacionalización en Albania fue el método profundamente revolucionario y consecuente de su aplicación: el método de la confiscación total, inmediata y sin pagar ninguna indemnización a los propietarios capitalistas. La nacionalización a través de la confiscación fue la única forma utilizada para liquidar en las ciudades la grande y mediana propiedad capitalista, que sería sustituida por la propiedad socialista. En Albania, por lo tanto, nosotros no recurrimos ni a formas de transición, ni a formas intermedias, ni a formas de capitalismo de Estado y ni mucho menos a formas de indemnización a los propietarios capitalistas por la totalidad o una parte de los medios de producción nacionalizados. Una indemnización o la copropiedad de estos medios de producción, en cualquier forma que se presentara, hubiera significado dejarles en posesión de dinero y en el mantenimiento de posiciones económicas, así como la posibilidad de acumulación y privilegios monetarios». (Veniamin Toçi; La nacionalización socialista de los principales medios de producción en Albania, sus consecuencias económicas y sociales, y sus particularidades  1944-1946, 1986) (Vincent Gouysse; El socialimperialismo soviético: génesis y colapso, 2007)

domingo, 17 de agosto de 2014

Sobre la tesis antimarxista de la aceptación de la existencia de clases explotadoras en el socialismo

Mao Zedong y Chou En-lai en los 60

«De acuerdo con los teóricos chinos, «la teoría de la continuación de la revolución en las condiciones de la dictadura del proletariado», tiene su base en la aceptación de la existencia de clases antagónicas en el socialismo, que existen objetivamente hasta el comunismo. ¿Cuál es la verdad sobre esta cuestión y qué muestra nuestra experiencia?


Se sabe que las clases explotadoras han aparecido en la historia junto a la aparición de la propiedad privada sobre los medios de producción, y que existen mientras exista esta propiedad. En el socialismo, con la liquidación de la propiedad privada y el establecimiento de las relaciones socialistas de producción en la ciudad y el campo, las clases explotadoras como tales son liquidadas, y junto con ellas también desaparece la explotación del hombre por el hombre. Durante un tiempo sólo perduran sus remanentes individuales, pero no llegan a constituir una clase en sí misma, ya que ahora están privados de todo poder político y de los medios de producción.

En el socialismo existen algunas condiciones y factores objetivos que facilitan el surgimiento de una nueva clase burguesa. Aparte de los factores ideológicos y de la presión burguesa desde el exterior y el interior, existen también el «derecho burgués», el principio de distribución según el trabajo, que esconde en sí mismo una especie de desigualdad entre las personas y que todavía permite la existencia de diferencias entre la ciudad y campo, entre el trabajo manual e intelectual, etc. Sobre esta base, incluso en el socialismo, surgen nuevos elementos burgueses, mas no siempre se convierten en una nueva clase burguesa. Se convierten en una clase de este tipo, como lo muestra la experiencia de los países revisionistas, sólo si la nueva burguesía usurpa el poder; si se viola el principio de la remuneración según el trabajo y se permiten grandes diferencias de ingresos; si no se lucha contra las distintas deformaciones de las relaciones socialistas de producción y contra las influencias extrañas en la ideología proletaria y en la política del partido. Todas estas son posibilidades permanentes, no fatalidades. Este peligro es evitable si se toman medidas ideológicas y políticas, organizativas y económicas. Esto está demostrado por la experiencia del socialismo en Albania, donde no sólo las viejas clases explotadoras se han liquidado hace mucho tiempo, sino que no se ha permitido la aparición de nuevas clases explotadoras.

Los defensores del «pensamiento Mao Zedong» afirman que «si no existieran clases antagónicas en el socialismo no habría necesidad de la dictadura del proletariado hasta la etapa del comunismo». La existencia de la dictadura del proletariado hasta la instauración del comunismo no está necesariamente vinculada con la existencia de clases antagónicas. Sobre este punto, los revisionistas jruschovistas declararon la liquidación de la dictadura del proletariado en la Unión Soviética, como consecuencia de la liquidación de las clases explotadoras.

La necesidad de que exista la dictadura del proletariado incluso hasta después de la liquidación de las viejas clases explotadoras, como lo ha explicado el Partido del Trabajo de Albania, está relacionada con la continuación de la lucha de clases hasta el comunismo, y la continuación de esta lucha hasta ese período está relacionada con una serie de distintos factores y no necesariamente con la existencia de clases antagónicas. Estos factores, que existen en el interior del país, son los restos del capitalismo, que no pueden ser eliminados de inmediato, sino que persisten durante un tiempo relativamente largo y se manifiestan en muchos ámbitos de la vida, especialmente en el campo de la ideología y en el llamado derecho burgués, en las diferencias entre la ciudad y el campo, entre el trabajo manual e intelectual, etc.; fuera del país, en el mundo revisionista y capitalista, existe una importante fuente ideológica, política, económica y militar extraña al socialismo que no pasa sin tener su impacto en nuestro pueblo. Se necesita la dictadura del proletariado, precisamente, para reprimir a los enemigos del socialismo, que surgen como resultado de estos factores, para evitar el peligro de la restauración del capitalismo, para garantizar el desarrollo ininterrumpido de la revolución socialista hasta el triunfo del comunismo a escala mundial.

«La teoría de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado», presentada por Mao Zedong y sus seguidores, es de hecho un intento de autorizar la equivocada línea oportunista que ha sido seguida en China y que ha dado lugar no sólo al fracaso en la liquidación de las viejas clases explotadoras, sino incluso a la aparición de la nueva burguesía; clase ésta que comparte el poder en china». (Foto ÇamiContradicciones, clases y lucha de clases en el socialismo, 1980)

La necesidad de la lucha contra tanto contra el nihilismo nacional como contra el nacionalismo burgués para desmontar al fascismo

Klement Gottwald y Georgi Dimitrov, 1948

«
Los comunistas, que forman parte de una nación oprimida o dependiente, no podrán luchar con éxito contra el chovinismo, en el seno de su propia nación, si al mismo tiempo no ponen de manifiesto, en la práctica del movimiento de masas, que luchan realmente por redimir a su nación del yugo extranjero. Por otra parte, los comunistas de la nación opresora tampoco podrán hacer lo que es necesario para educar a las masas trabajadoras de su nación en el espíritu del internacionalismo, si no libran una lucha decidida contra la política de opresión de su «propia» burguesía, por el derecho a la completa autodeterminación de las naciones esclavizadas por ellas. Si no lo hacen, tampoco ayudarán a los trabajadores de las naciones oprimidas a sobreponerse a sus prejuicios nacionalistas.

Sólo actuando en este sentido, demostrando de un modo convincente en toda nuestra labor de masas que estamos tan libres del nihilismo nacional, como del nacionalismo burgués, sólo entonces podremos librar una lucha verdaderamente eficaz contra la demagogia chovinista del fascismo.

Por eso, tiene una importancia tan enorme la aplicación justa y concreta de la política nacional leninista-stalinista. Es ésta una premisa absolutamente indispensable, para luchar eficazmente contra el chovinismo, principal instrumento de la influencia ideológica de los fascistas sobre las masas». (Georgi DimitrovLa clase obrera contra el fascismo: Informe al VIIº Congreso de la Komintern, 2 de agosto, 1935)

El carácter de clase concreto del fascismo


«El fascismo no es una forma de poder estatal, que esté, como se pretende, «por encima de ambas clases, del proletariado y de la burguesía», como ha afirmado, por ejemplo, Otto Bauer. No es «la pequeña burguesía sublevada que se ha apoderado del aparato del Estado», como declara el socialista inglés Brailsford. No, el fascismo no es un poder situado por encima de las clases, ni el poder de la pequeña burguesía o del lumpemproletariado sobre el capital financiero. El fascismo es el poder del propio capital financiero. Es la organización del ajuste de cuentas terrorista con la clase obrera y el sector revolucionario de los campesinos y de los intelectuales. El fascismo, en política exterior, es el chovinismo en su forma más brutal que cultiva un odio bestial contra los demás pueblos
». (Georgi DimitrovLa clase obrera contra el fascismo: Informe en el VIIº Congreso de la Komintern, 2 de agosto de 1935)

miércoles, 13 de agosto de 2014

El caso Sidor en Venezuela

Desde este espacio ya hemos dado cuenta rotunda de que lo que está en desarrollo en Venezuela, como en el resto de países de la región que enarbolan la bandera del «socialismo del siglo XXI», es sencillamente un proceso reformista –pero revisionista en lo teórico ya que se consideran marxistas– que mantiene las formas económicas neoliberales y que se hace acompañar de programas asistenciales para mantener más o menos movilizada a las masas, además de un extensa propaganda de consigna revolucionaria pero sin praxis. Huelga decir que ninguno de estos programas asistenciales supone una solución definitiva a los coyunturales problemas de esas sociedades del mismo modo que los programas socialdemócratas clásicos no lo fueron, esencialmente por lo ya expresado. En cualquier caso, vale reiterar que estos desarrollos del proceso bolivarianos son resultado de la ausencia de un carácter de clase, algo que ocurrió y se institucionalizó con Hugo Chávez al frente, al que habremos de considerar desde el estudio de su obra como un «líder progresista-nacionalista» y no como un representante del socialismo, es precisamente su ideología una deformación pseudomarxista más de las muchas que existen:

En cuanto al caso en cuestión podemos afirmar varias cosas:

1. Decir que Sidor –Siderúrgica del Orinoco «Alfredo Maneiro»– es una empresa de las tantas que fueron re-nacionalizadas por el proceso bolivariano en época de Hugo Chávez. En este punto es preciso que comprendamos que el proceso de nacionalización no es un proceso socialista de por sí, la nacionalización o estatización de una determinada empresa solo reviste un carácter socialista si transforma sus relaciones de producción existentes en favor de los obreros y toda la sociedad. En tanto, la nacionalización que mantiene privilegios de clase dominante en perjuicio de los trabajadores no puede tener una consideración de socialista. Este tipo de nacionalización es el que se ha dado en todo el árbol del «socialismo del siglo XXI». Y este tipo de nacionalizaciones se siguen dando en interés de la burguesía en diferentes países, sean bajo políticas socialdemócratas o no, esto es debido a que según en que ramas es más beneficioso para la burguesía dejarlas a cargo del Estado burgués.

2. Entendiendo que el Partido Socialista Unido de Venezuela –PSUV– es una organización multiclasista en donde sus dirigentes son miembro de la burguesía nacional o son burócratas que actúan como agentes de esa burguesía. Entenderemos que esas nacionalizaciones además no podían tener un carácter socialista porque estarían en contra de los propios intereses de los dirigentes de la burguesía nacional que al fin es la que tiene el poder político y económico en el partido y el Estado –y que en este caso lo sigue compartiendo con la burguesía compradora en muchos campos–. Por otra parte, estas nacionalizaciones tienen como objetivo desarrollar a la burguesía nacional como se ha hecho en muchos procesos pseudosocialistas de Asia y África que también llevaron nacionalizaciones, y en este caso tiene como objetivo como decía el propio Hugo Chávez construir una Venezuela que llegue a ser una potencia regional Sudamericana, siguiendo los pasos de Brasil.

3. Pongamos por un momento que estas nacionalizaciones supusieran un tipo de propiedad socialista
–aunque como hemos dicho no puede ser así, pues se siguen rigiendo estas empresas nacionalizadas por reglas capitalistas, ¿Por qué sigue existiendo de igual forma la abierta propiedad privada en las industrias, bancos, comercio, transporte, etc.? ¿Por qué el campo sigue teniendo latifundios, y pequeños productores privados en el mejor de los casos? ¿El seguidor  del «socialismo del siglo XXI» es capaz de discernir la imposibilidad de cualquier planificación socialista con este panorama? ¿Por qué sigue existiendo una amplia base económica para el desarrollo de las clases explotadoras en el campo como en la ciudad?

4. Dicho lo anterior debemos hacernos esta pregunta: ¿Por qué la dirigencia del Partido Socialista Unido de Venezuela permite total impunidad a las acciones de la burguesía opositora pero reprime a un grupo de trabajadores? La respuesta está en el carácter de clase, mientras que el conflicto en la calle tiene un carácter de contradicción no antagónicas por ser entre dos expresiones de la burguesía –nos referimos a los intereses en juego– independientemente de las masas que se ven arrastradas a uno u otro bando; por el otro, el conflicto Sidor tiene un carácter de clase antagónico puesto que son los obreros enfrentándose al carácter burgués de la relaciones de producción que se desarrollan en la nacionalizada Sidor; en tanto se están enfrentando a la dirigencia burguesa del PSUV y del Estado democrático burgués existente.

Por cierto, en Nicaragua también se dio la misma receta a los cachorros, a los mineros; y también a los viejitos –a los miembros de la Unión Nacional del Adulto Mayor– aunque en este último caso el Estado se vio en la obligación de negociar dado el escándalo que supuso el trato dispensado tanto a los mayores como a los solidarios con ellos, incluso se llegó a impedir que se les suministrara alimentos o atención médica poniendo en riesgo la salud de los manifestantes.

El documento:


Sindicatos de Guayana se unen a Sutiss a las puertas del Core 8, por la liberación de sidoristas detenidos

GNB disolvió a la fuerza una nueva protesta de trabajadores de Sidor

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) disolvió a la fuerza una nueva protesta de trabajadores de la estatal Sidor, que se acercaron este martes a la sede del destacamento regional de ese componente militar para exigir la liberación de unos compañeros detenidos en la víspera.

Los trabajadores fueron dispersados con bombas lacrimógenas y otros recibieron impactos de perdigones disparados por los uniformados a las puertas del Core 8, según reseñaron algunos diarios regionales.

Los sidoristas habían llegado en caravana a la sede militar para conocer el estado de los compañeros detenidos durante una manifestación en los alrededores de los portones de Sidor, que dejó una persona herida.

El actual «socialismo del siglo XXI» y sus paralelismos con la socialdemocracia clásica en cuestiones religiosas


«La socialdemocracia actual, no solamente ha caído desde hace tiempo en las posiciones del idealismo filosófico, y ha asumido la defensa del idealismo, sino que se esfuerza por encontrar apoyo, e incluso por fundirse con su forma más extrema, la religión. Así por ejemplo, en los programas de la socialdemocracia alemana, austriaca, suiza, etc., se subraya que el «socialismo democrático» tiene sus raíces en la ética y la doctrina cristiana, que socialismo y religión, lejos de excluirse concuerdan perfectamente». (Enver Hoxha; Los revisionistas modernos en el camino de la degeneración socialdemócrata y su fusión con la socialdemocracia, 1964)

domingo, 10 de agosto de 2014

Sequía y economía desregulada en Nicaragua [Recopilación documental]

Traemos a colación este tema debido a que cumple con el esquema clásico de la economía capitalista desregulada, en el que además queda evidenciada la incapacidad manifiesta de la misma para dar respuesta a los problemas agrarios coyunturales en particular y económicos en general; y que debido a la escasez de determinados productos, se crea un clima propicio para la especulación dando lugar a que el consumidor final –esencialmente los sectores más pobres en tanto los más vulnerables– no puedan acceder con la misma facilidad a los alimentos básicos; independientemente de que se desarrollen paliativos de tipo asistencial por mediación de algunas empresas estatales de distribución; veamos algunos puntos; que además viene a demostrar que en Nicaragua no se desarrolla socialismo ni está previsto que se haga más allá de las consigna partidaria y electorera:

1. El fenómeno meteorológico «El Niño», aunque se comporta como un ciclo errático es predecible –el actual se ha predicho desde finales del 2013–, y Nicaragua está ubicado en una zona de altísima incidencia; en tanto, es una fenómeno a considerar en la planificación económica del Estado y esencialmente en los modos productivos; no hacerlo significa, como se esta viendo, que la producción agrícola se vea profundamente afectada y esté a merced del clima.

2. Si bien la sequía no es responsabilidad de un gobierno concreto, pero si es responsabilidad del mismo desarrollar los planes de contingencia ante el fenómeno. En ese sentido, vale decir que una economía capitalista no planificada como la nicaragüense, centralizada o no, que se caracteriza por el anarquismo en su producción –cada pequeño o gran propietario produce lo que mejor le conviene según sus intereses económicos individuales–, presenta la imposibilidad de desarrollar planes concretos debido en lo fundamental a que la masa productiva está en manos de productores privados, y que en el caso concreto de Nicaragua, la mayoría de los mismos son de tipo artesanal, es decir, estamos pues antes una mecánica de producción agrícola altamente sensible a los fenómenos climáticos de toda índole.

3. ¿Por qué la distribución por medio de empresas estatales de distribución no tiene más que un sentido propagandístico y asistencial a lo sumo? –nos referimos a la venta de productos básicos a precios más o menos razonables a través de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (ENABAS)–. En definitiva debido a su escasa incidencia –3,817 puestos de distribución en 103 municipios, 66%, de 156 existentes en el territorio nacional–, lo que tampoco interfiere con el precio final de los productos ofertados fuera del ámbito de la empresa. Consideremos que en la economía capitalista no planificada, el precio final de los productos estará determinado por las leyes de la «oferta y la demanda»; es decir, el precio final del producto estará bajo los intereses y arbitrariedades del distribuidor mayorista y minorista en función del volumen de producto disponible y la demanda de ese producto por el consumidor final. Dicho de otro modo, debido a que la cantidad de producto disponible es significativamente menor y que la demanda del mismo se mantiene más o menos constante, el precio final se verá sensiblemente incrementado. Pongamos un ejemplo para que se pueda entender mejor: digamos que tenemos a cien personas queriendo adquirir un único ½ kilo de frijoles disponible; esta excesiva demanda dispararía el precio de ese frijol que sería adquirido por el sujeto que ofrece la mayor cantidad de dinero por ella; esto es muy esquemático claro está, el incremento del precio no responde al carácter de una subasta, sencillamente el vendedor fija un precio más elevado en función de la demanda general, y es esto en lo que el gobierno no ha hecho nunca incidencia, nunca ha parado la especulación económica capitalista, ni en los 80 ni ahora; aunque si bien ha habido algún «decreto o reglamento» que pretende parar la especulación, pero sin éxito al tratarse de lo ya expresado, una economía desregulada.

4. Pero vayamos un poco más allá; para que observemos como la desregulación y la anarquía es una característica esencial de la economía capitalista. Como se sabe, el «Proyecto Gran Canal de Nicaragua» afecta profundamente a las cuencas hídricas del sur de Nicaragua, incluido al gran lago de Nicaragua; es decir, estamos en un país que sufre de modo sistemáticos las sequias provocadas por el fenómeno «El Niño», y sin embargo se está desarrollando un proyecto sin planificación, que afectará las reservas de agua del país –por voluntad del gobierno– cuya funcionalidad dependerá de los volúmenes de agua. ¿Qué significa esto?, pues que debido al desarrollismo-cortoplacista del capitalismo nicaragüense, al agua se le pretenden usos que la dejan ajena al problema agrícola existente. Pero además debemos de hacernos una pregunta aún más importante de cara a este problema: ¿Se cerraría el hipotético Canal para suministrar el agua que le hace funcionar al país si enfrentáramos una no tan hipotético sequía prolongada? La respuesta está en la impunidad de la que disfrutan las empresas transnacionales –por ejemplo las empresas eléctricas–, así como en el marco constitucional y memorándum de entendimiento que renuncia a la aplicación de leyes soberanas en la zona.

5. Podemos afirmar que la única solución posible a estos problemas económicos es el desarrollo de una economía planificada –no nos estamos refiriendo a la centralización de la economía, término que muchas veces se emplean de modo tangencial–, evidentemente que para ello hay que ser socialista en lo teórico y en lo práctico, y el Frente Sandinista de Liberación Nacional no tiene en sus más altos cargos miembros que cumplan ni lo uno ni lo otro. Una economía planificada pondría énfasis en la industria pesada, es decir en la producción de medios de producción, la misma permitiría desarrolla tanto la industria ligera como la agricultura para hacerlas más eficientes. Y mientras esa industria pesada se desarrolla, pues crearía planes de contingencia que permitirían mantener la producción en nivel óptimo; por ejemplo, sistemas nacionales de riego.

El documento:


Nicaragua vive su peor sequía en 32 años

Nicaragua está atravesando la peor sequía en 32 años, informó hoy el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

“El comportamiento de las lluvias del año 1976, y en 1982 (son) muy similares climáticamente a las condiciones que estamos presentando en este momento”, dijo el director de Meteorología del Ineter, Marcio Baca, en conferencia de prensa.

Nicaragua actualmente se enfrenta a una sequía que ha causado la muerte a más de 2.500 cabezas de ganado y mermado casi todas sus plantaciones agrícolas, según ha reconocido el Gobierno.

Actualmente, el promedio de precipitaciones en toda Nicaragua no llega a los 300 milímetros por medio cuadrado, cuando en esta época lluviosa ese es el mínimo acostumbrado en las zonas más secas, advirtió Baca.

El déficit de lluvias a causa de la sequía podría extenderse por al menos dos meses más, según el Ineter.

“No hay esperanzas de que esto pueda cambiar drásticamente” en los próximos días, sostuvo Baca.

La agricultura y la ganadería, que han sido muy negativamente afectadas por la sequía, representan el 18 % y el 10 % del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, según datos oficiales.

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) propuso hoy al Gobierno utilizar la energía y el agua de dos represas del país para regar plantaciones de arroz y enfrentar así la sequía.

La Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan) dijo a principios de esta semana que 600.000 reses en Nicaragua sufren problemas de alimentación y podrían morir de hambre como consecuencia de la sequía.

Un extracto del alegato del búlgaro Georgi Dimitrov ante el tribunal nazi que desmonta rápido la teoría chovinista de la «superioridad germánica» sobre otros pueblos

Vista del banquillo y de los acusados y la defensa, durante el juicio de Leizpig por la quema del Reichstag, 1933. Georgi Dimitrov en la parte derecha de la imagen.

«Georgi Dimitrov: La prensa no sólo me ha denigrado en todas las formas posibles –esto es lo que menos me preocupa– sino que, en relación conmigo, se ha motejado de «salvaje» y de «bárbaro» al pueblo búlgaro, a mí se me ha llamado «el tenebroso sujeto balcánico», el «búlgaro salvaje», y esto no puedo pasarlo por alto.

Es cierto que el fascismo búlgaro es salvaje y bárbaro. Pero la clase obrera, los campesinos y los intelectuales populares de Bulgaria, que están al lado del pueblo, no son, en modo alguno bárbaros, ni salvajes. El nivel material y cultural de los Balcanes no es indudablemente tan elevado como el de otros países europeos; pero, espiritual y políticamente, las masas del pueblo de mi país no ocupan un nivel más bajo que las masas de los demás países de Europa. En Bulgaria, nuestras luchas políticas, nuestras aspiraciones políticas no son inferiores a las de otros países. Un pueblo que ha vivido durante quinientos años bajo el yugo extranjero, sin perder su idioma, ni su nacionalidad, una clase obrera y una masa campesina como las nuestras que han luchado y siguen luchando contra el fascismo búlgaro y por el comunismo, un pueblo tal no es bárbaro, ni salvaje. Los bárbaros y salvajen en Bulgaria son solamente los fascistas. Pero, yo pregunto, señor Presidente: ¿en qué país no son los fascistas bárbaros y salvajes?

El Presidente: (interrumpiendo a Dimitrov) ¿No aludirá usted, por supuesto, a la situación política de Alemania?

Georgi Dimitrov: (con una sonrisa irónica) ¡Naturalmente que no, señor Presidente!

Mucho antes de la época en que el emperador alemán Carlos V dijera que «sólo hablaba en alemán con sus caballos» [1] y que los hidalgos alemanes y la gente instruída escribían sólo en latín y se sentían avergonzados de la lengua alemana, en la «bárbara» Bulgaria, los apóstoles Cirilo y Método habían creado y difundido la antigua escritura búlgara.

El pueblo búlgaro luchó con todas sus fuerzas y con todo tesón contra el yugo extranjero. Por eso protesto contra los ataques de que se hace objeto al pueblo búlgaro. No tengo por qué avergonzarme de ser búlgaro y me enorgullezco de ser hijo de la clase obrera de Bulgaria». (Georgi Dimitrov; Versión taquigráfica del discurso de conclusión ante el Tribunal, 16 de diciembre, 1933)

Anotación de Bitácora (M-L):

[1] La famosa frase atribuida al emperador conocido como Carlos I de España y Carlos V del Sacro Imperio Germánico es: «Hablo el español con Dios, el italiano con las mujeres, el francés con los hombres y el alemán con mi caballo».

sábado, 9 de agosto de 2014

Recordatorio sempiterno sobre los partidos denominados «comunistas», «marxistas», «obreros», etc.


«Para poder juzgar si un partido es partido de la clase obrera, no debemos fijarnos en el nombre que ha adoptado. ¡También el partido de Hitler se denominaba nacional«socialista»! El único criterio justo al respecto es si defiende y expresa los intereses de la clase obrera, si lucha por su causa. Y para dilucidar esta cuestión hay que ver en interés de quién obra la ideología, la política y toda la actividad práctica de este o aquel partido». (Enver Hoxha; Los revisionistas modernos en el camino de la degeneración socialdemócrata y su fusión con la socialdemocracia, 1964)

viernes, 8 de agosto de 2014

Ortega: Netanyahu tiene el demonio adentro y necesita un exorcismo

Finalmente, tras un largo silencio en medio de la agresión imperialista de Israel sobre Palestina, posiblemente determinado por la visita del representante de la burguesía global, Ban Ki-moon, el presidente de Nicaragua se ha expresado, no obstante sus declaraciones no pasan de ser los mismo axiomas de siempre en el que además se elude hacer un correcto planteamiento de clase o plantear una solución al conflicto, veamos:

1. El problema nazi-sionista no está determinado o encarnado por Benjamín Netanyahu como aparentemente deja ver el comentario de Daniel Ortega, pues sencillamente este es la continuación de una larga lista de líderes supremacistas que han dominado, y dominan, la política interior y exterior del Estado de Israel.

2. Decir que Benjamín Netanyahu merece un exorcismo o que está poseído por un «demonio» es una pueril afirmación que no tiene nada que ver con un análisis de clase del conflicto, es una afirmación ridícula que no excava en las causas de la actual situación de Palestina, y que además deposita la culpa de la nueva agresión israelí sufrida por los palestinos en mano y voluntad de un sólo individuo, encima bajo voluntad de un ser imaginario. Lo cierto es que los cristianos «socialistas del siglo XXI» están acostumbrados a creerse sus cuentos religiosos. Véase el caso de Nicolás Maduro y la «milagrosa reencarnación» de Hugo Chávez en forma de «pajarito» para bendecirle en las elecciones generales venezolanas.

3. Lo cierto, lo único cierto, es que Netanyahu –como todos sus predecesores– es el dirigente de una expresión de la dictadura de la burguesía en su forma más imperialista, chovinista y fascista. Esta burguesía israelí es intrínsecamente brutal, segregacionista, asesina, xenófoba, racista, ridículamente supremacista en sus planteamientos «nacionalistas» y en extremo clasista defendiendo sus intereses burgueses. Pero no se nos debe escapar oportunamente un detalle no pequeño: que tanto el gobierno israelí de Benjamín Netanyahu como el gobierno nicaragüense frente al cual se encuentra Daniel Ortega son expresiones de la dictadura de la burguesía, aunque uno sea la dictadura abierta y terrorista del fascismo y la otra bajo un marco clásico de democracia burguesa.

4. A la pregunta de: ¿por qué no se condena, etc.? Estas preguntas necias no serian necesarias si se hiciera un adecuando planteamiento marxista-leninista. En cualquier caso, ocurre que existe un nexo indisoluble e innegable entre las burguesías de todas los países. En ese sentido, todos los organismo internacionales son brazos ideológicos de esa burguesía, y puede que se den acciones –por ejemplo desde la ONU– pero nunca irán más allá de lo meramente declarativo, y mucho menos una solución real al conflicto, sesenta años de ocupación así lo demuestran.

Agregamos un documento –8 de Agosto del 2014– que viene a demostrar la complicidad de Ban Kin-moon en los crímenes de guerra cometidos contra el pueblo palestino; en tanto, queda demostrado el oportunismo, la vacilación y la traición cometida.


El documento:


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó a imponer sanciones a Israel por su acción militar en la Franja de Gaza y dijo que Netanyahu, el primer ministro israelí, necesita un exorcismo del papa Francisco.

"El primer ministro Netanyahu parece que tiene el demonio adentro. El primer ministro Netanyahu necesita que el papa Francisco le mande a exorcizar y tal vez así se aplaca", cita la cadena Globovisión al mandatario nicaragüense.

"¿Por qué no se condena?, ¿por qué no se sanciona al Estado de Israel?", pregunta Ortega. Según su opinión, Palestina "es víctima de la locura" de Netanyahu, quien tiene como objetivo "aniquilar al pueblo palestino".

El presidente nicaragüense señaló que Netanyahu "pelea con todo el mundo ya", incluidos la ONU y el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry. Para el político, Israel está "cometiendo un genocidio", "un verdadero crimen" en la franja de Gaza, "tan terrible que solamente es comparable con los crímenes de los nazis".

RT Actualidad
02 de Agosto del 2014


WikiLeaks: Ban Ki-moon colaboró en secreto con Israel para socavar un informe de la ONU


El secretario general de la ONU colaboró en secreto con Israel para rebajar los términos del informe de investigación que confirmaba la responsabilidad israelí en los ataques mortales a instalaciones de la ONU entre diciembre de 2008 y enero de 2009.

martes, 5 de agosto de 2014

Los marxista-leninistas somos partidarios de la democracia proletaria pero no menospreciamos la democracia burguesa ante el advenimiento del fascismo


«Todo el mundo sabe que nosotros, los comunistas, somos partidarios de la democracia soviética, de la democracia proletaria; de esta democracia que es mientras existan clases, la más amplia, es la que mejor responde a los intereses del pueblo trabajador. Por esta democracia luchamos nosotros. Pero si la democracia burguesa, si los derechos democráticos que esta democracia concede al pueblo trabajador y que el pueblo trabajador hubo de arrancar luchando duramente, se ven atacados por el fascismo, somos, naturalmente, partidarios de la defensa de estos derechos democráticos. Y si queréis que llamemos a esto defensa de la democracia, llamémoslo. Acerca del nombre que hayamos de darle, no vamos a discutir. Pero si nuestra favorable actitud hacia la democracia soviética supone un obstáculo para establecer juntos una lucha contra el peligro de amenaza fascista sobre la democracia burguesa, me gustaría explicar este punto de vista hacia los miembros de vuestro partido con la siguiente comparación:

Imaginemos a dos hombres encadenados. Uno de ellos «sólo» encadenado de pies; éste hombre vive bajo las condiciones de la democracia burguesa. El otro es encadenado de manos y pies y tiene una mordaza en la boca; este vive bajo las condiciones de la dictadura fascista. El primero de ellos se ve amenazado con caer en el peligro del segundo. Un comunista se acercaría y le dirías: «no permita que usted sea encadenado del todo, debemos agruparnos para luchar conjuntamente frente a este peligro». Un líder checoslovaco de la socialdemocracia, un opositor del frente único, empezaría a formular respuestas: «primero de todo se debe reconocer que es correcto que te encadenen los pies. Usted nunca debe demandar que se desencadenen dichos pies». Pero en contraste con esto, los comunistas aconsejan al hombre que «sólo» está encadenado de pies: «¿con qué fin, de todos modos, crees que te mantienen las manos libres? ¿sólo para que el esclavo trabaje con ellas para el maestro? ¿no se le ha ocurrido a usted que también esta libertad permite ser utilizada para quebrar los grilletes que encadenan los pies y coronar así el ser por fin libres completamente?». (Klement, GottwaldPor el frente popular del trabajo, la libertad y la paz; Informe en el VIIº Congreso de la Komintern, 7 de agosto, 1935)

Salvando la democracia burguesa y el neoliberalismo en Nicaragua


«Con el ascenso al poder de Violeta Barrios Torres a inicio de los noventas y con los logros revolucionarios en proceso de ser revertidos, el pueblo nicaragüense se lanza a las calles para tratar de defender esos logros de la envestida neoliberal, pero se encuentra sin dirigentes en medio de un clima que presagia una guerra civil. Los dirigentes del FSLN, en su mayoría, habían abandonan a la militancia y a la masa; solo Ortega se queda a dirigirlos visiblemente, y es ese hecho el que catapulta su figura y lo convierte en el líder indiscutible del FSLN, es decir, aunque si bien la figura de líder de Ortega se inició a construir mediante propaganda desde aproximadamente 1983 con vista a la vuelta al sistema democrático burgués y los procesos electorales, este liderazgo no logró consolidarse sino hasta que emerge como «líder máximo» en los noventas, y el mismo sólo fue posible cuando individualmente pudo sobresalir frente a los otros ocho comandantes, lo que fue decididamente favorecido por la vacilación mostrada por «los ocho». En ese escenario Daniel Ortega rápidamente llamó a la paz y a la reconciliación, a la aceptación de los resultados electorales, al respeto de la democracia burguesa que estaba envistiendo al pueblo, propuso el gobierno desde abajo –una suerte de oposición ejercida sobre el ejecutivo desde la Asamblea Nacional acompañada de presión en las calles pero dentro de los límites proporcionados por el sistema–. Es decir, al contrario de lo que las mayorías piensan, el verdadero salvador de la democracia burguesa, en tanto del neoliberalismo en Nicaragua, es Daniel Ortega. Esa su intervención directa posibilitó que se redujeran las condiciones objetivas y subjetivas para un nuevo proceso revolucionario que dadas las características del momento estaría en las vías del socialismo; pero como siempre, se adoleció nuevamente de una verdadera vanguardia proletaria». (Equipo de B. N.; ¿Qué fue de la Revolución Popular Sandinista? [1], 2014)

Nota

[1] En los próximo días pondremos a disposición vuestra este título que resulta en un análisis marxista-leninista que cubre la totalidad del proceso sandinista nicaragüense. Tenemos por objeto responder en alguna medida a las preguntas relacionadas con la deriva ideológica del Frente Sandinista de Liberación Nacional, y a su incapacidad manifiesta de desarrollar socialismo en Nicaragua.

lunes, 4 de agosto de 2014

La peligrosidad de las teorías que apuestan por abandonar las ciudades a su suerte durante su ocupación

Josip Broz Tito y Winston Churchill, en Nápoles, 1944

«Ninguna persona progresista, menos aún un comunista, querría de ninguna manera restar importancia a las luchas de los pueblos yugoslavos, su heroísmo y sacrificios en la lucha por la liberación nacional contra las fuerzas del Eje. Pero a pesar de los grandes logros militares, en algunos aspectos la lucha de la liberación de Yugoslavia era en realidad más débiles que en los países vecinos, que por ejemplo, en Bulgaria.

En las unidades de partisanos sobre el terreno accidentado de Yugoslavia, en las montañas y los bosques, el pueblo y los jóvenes vinieron a luchar contra los ocupantes. Como era natural en un país como Yugoslavia, donde la gran mayoría de la población son campesinos, la mayoría de los reclutas partisanos provenían del campesinado. Muchos de los mejores elementos de la clase obrera dejaron sus puestos de trabajo, dejaron sus fábricas, dejaron  los pueblos y ciudades y se unieron a las unidades de partisanos en las colinas, bosques y barrancos. En los propios pueblos, bajo la ocupación y opresión de los países del Eje, el movimiento de resistencia ilegal fue muy desarrollado. En una serie de países de Europa del Este, donde la lucha armada guerrillera no llegó a las proporciones de Yugoslavia, sin embargo si lograron que el movimiento anti-Eje de sabotaje dentro de las industrias, la resistencia ilegal clandestina en los pueblos y ciudades, y la actividad del movimiento sindical ilegal, estuviera más desarrollado. Con la liberación, se comprobó que después de tres o cuatro años de ocupación del Eje, el movimiento de la clase obrera de los pueblos yugoslavos era políticamente atrasado en comparación con la de los países vecinos.

Los líderes titoistas, completamente carentes de autocrítica, en lugar de ver esto como una debilidad que tendría que ser combatida y vencida, trataron de hacer de una debilidad una virtud, y renunciando al marxismo predicaron que el campesinado sería la fuerza principal en Yugoslavia». (James Klugmann; La resolución de la Kominform; Capítulo del libro De Trotski a Tito, 1951)

No es posible transitar al socialismo sin una lucha de clases intransigente contra toda clase explotadora


Bulgaria, Sofia, elecciones municipales del 15 de mayo de 1949
«La democracia popular aparece como un Estado del periodo transitorio, llamado a asegurar el desarrollo del país por la vía del socialismo. Esto significa que, aunque el poder de los capitalistas y de los grandes terratenientes sea abolido y los bienes de esas clases se hayan convertido en propiedad del pueblo, las raíces económicas del capitalismo no están todavía extirpadas, los elementos capitalistas subsisten y se desarrollan, esforzándose por restablecer la esclavitud capitalista. Por ello la marcha adelante hacia el socialismo, no es posible más que por medio de una lucha de clases intransigente contra los elementos capitalistas, hasta su liquidación completa.

Sólo avanzando directamente en el camino hasta el logro del socialismo, puede la democracia popular estabilizarse y cumplir su misión histórica. Si cesa la lucha contra las clases explotadoras, hasta su eliminación, éstas inevitablemente tomarían la sartén por el mango y causarían la caída de la democracia popular». (Georgi DimitrovInforme al Vº Congreso del Partido Obrero (Comunista) Búlgaro, 1948)

La situación internacional; Georgi Dimitrov, 1948

El siguiente capítulo del informe de Georgi Dimitrov al Vº Congreso del Partido Obrero (comunista) Búlgaro de 1948, es un repaso de la situación internacional para entender los cambios producidos en la situación mundial desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Se explicará, que pese a que la Segunda Guerra Mundial fuera consecuencia de las propias contradicciones inherentes al capitalismo, y fuera provocado por sus propios regímenes, el resultado no fue la aniquilación de la Unión Soviética socialista, sino que al igual que en la Primera Guerra Mundial, a fin de cuentas lo único verídico fue la aniquilación o el considerable debilitamiento de estos regímenes. Por tanto Dimitrov fue testigo de un relevo de una serie de regímenes capitalistas que cayeron en favor del socialismo y de muchos países imperialistas que perdieron sus posiciones en las colonias en favor de varios países colonizados que creaban sus Estados independientes. Pero también fue testigo presencial de la formación de un nuevo bloque imperialista redibujado tras la caída de países del Eje, formado por países como Francia, Inglaterra, y liderado con gran diferencia sobre todos los demás por Estados Unidos. Ya explicamos que supuso el Plan Marshall para los propios aliados estadounidenses tras la Segunda Guerra Mundial. 

Se explicará qué significó para las masas trabajadoras búlgaras la política exterior de su reaccionario gobierno durante la Segunda Guerra Mundial y el papel de la Unión Soviética como aliado del gobierno revolucionario durante y después de la guerra en temas como: consolidación del fin del monarco-fascismo, mantenimiento de las necesidades básicas de la población, apoyo en los foros internacionales al nuevo gobierno búlgaro, etc. Se verá, como la política exterior búlgara tenía un mismo papel firme y claro desde que en 1942 los comunistas comandaran al Frente de la Patria agrupando a todas las masas para conseguir unos objetivos mínimos que garantizaran la soberanía e independencia del país tras el cese de la guerra.

Por supuesto también se hablará de los temas candentes de ese ya lejano 1948; como la traición del revisionismo yugoslavo encabezado por Tito, la independencia de Corea del Norte, la lucha del Partido Comunista de Grecia contra el monarco-fascismo y sus aliados anglo-estadounidenses, la lucha del Partido Comunista de China contra el Kuomintang auxiliado por Estados Unidos, las luchas por la independencia de Birmania, Indochina, etc.

En resumen, es un punto de vista marxista-leninista muy similar al esgrimido por Bolesław Bierut un año después: 

«La presente formación del mundo tiene cortes claros. Los que defienden el poder del pueblo, que quieren la felicidad y el éxito para el pueblo, los que son patriotas genuinos y quieren la prosperidad y la soberanía de su país, estos son los campeones de la paz, la democracia y el socialismo. Los que quieren las explotación y opresión de los trabajadores, el regreso de los terratenientes y capitalistas, quienes son los adoradores del dólar, y que a pesar de su fraseología nacionalista son los más puros cosmopolitas que están traicionando la independencia de sus países. Esa es la línea de demarcación social y política en nuestros días». (Bolesław Bierut, Dos mundos, dos caminos, 1949)

Esta visión marxista-leninista del mundo, echaría por tierra la visión revisionista del mundo propagada por Tito sobre los «países no alineados», o la visión de Mao Zedong de los «tres mundos».

El documento:


IV
La situación internacional

Dos hechos básicos caracterizan la época presente:

1. la crisis general y desintegración del sistema capitalista, y

2. el crecimiento continuo y evidente prosperidad del socialismo en la Unión Soviética.

La crisis general del capitalismo es la consecuencia lógica de su propio desarrollo. Mediante el desarrollo de las capacidades productivas de la sociedad a una medida sin precedentes, el capitalismo se enredó en contradicciones que no puede resolver. La Primera Guerra Mundial marcó el comienzo de la época de la crisis general del capitalismo. La revolución de octubre de 1917 en Rusia arrebató del sistema capitalista mundial una sexta parte del globo. El capitalismo no sólo dejó de ser el único sistema universal de la economía mundial, sino que perdió su antigua capacidad de recuperación.

La Segunda Guerra Mundial, la cual fue preparada por todas las fuerzas de reacción internacional y precipitada por los agresores fascistas, profundizó y afiló la crisis general de capitalismo. Como durante la anterior guerra, el resultado neto era un debilitamiento considerable del mismo capitalismo.

La destrucción de los centros principales de agresión mundial como eran los Estados fascistas, privó a la reacción internacional de sus cabezas de puente –Alemania, Italia y Japón– para su lucha contra la Unión Soviética y el socialismo, así como de ir contra la clase obrera y el movimiento nacional de liberación.

La autoridad internacional y el poder de la Unión Soviética aumentaron tremendamente. Este acto fue consecuencia de su heroica lucha en la que no sólo defendió su propia libertad e independencia, sino que también liberó a los pueblos europeos de la política exterior de las potencias imperialistas. La Unión Soviética jugó un papel decisivo para la civilización actual al ganar la guerra contra los agresores y salvar al planeta entero de los bandidos fascistas. Se mostró al mundo que las fuerzas del socialismo y su democracia son invencibles. La Unión Soviética se convirtió en un factor decisivo en la política internacional. Es un pilar de la paz y de la seguridad de las naciones, de su libre desarrollo hacia el progreso y la democracia genuina. La Unión Soviética quiérase o no, es una barrera infranqueable para la realización de los oscuros planes de la reacción internacional, que desea lanzar de nuevo a los pueblos a un nuevo holocausto.

Tal como al acabar la Primera Guerra Mundial terminó dejando a una Rusia fuera del sistema mundial capitalista, al terminar la Segunda Guerra Mundial y con la debida derrota del fascismo, muchos Estados del Oriente y Sudeste Europeo empezaron a separarse del sistema capitalista. Siendo estos Estados liberados por el ejército soviético, se les permitió a todos ellos determinar sus propios destinos mediante la libre decisión de sus pueblos, además, cuando quisieron, recibieron la desinteresada ayuda de la Unión Soviética durante la posguerra.

sábado, 2 de agosto de 2014

La mentira israelí de sólo atacar en Palestina a objetivos de Hamás (Recopilación documental)

El Estado israelí desde el inicio su operación ofensiva «Borde Protector» en julio de 2014 no ha parado de repetir ante la opinión pública que sus represalias en tierras palestinas irían únicamente dirigidas contra objetivos militares de Hamás y en ningún caso contra civiles. Por supuesto, como siempre, estas promesas israelíes no han sido cumplidas, los objetivos sobre todo a bombardear no han sido precisamente militares, los blancos materiales y humanos han ido a dar a propósito dónde más duele a la población palestina, por lo que el ataque como se demuestra una vez más, ha sido una estrategia muy preparada concienzudamente para dejar a Palestina en la más absoluta oscuridad y miseria, para que no tenga medios para levantarse y sus masas caigan en el desánimo.

Hay medios o figuras que se preguntan quién inició este nuevo episodio del conflicto. Sinceramente no nos importa quién «disparó primero» para que finalmente el Ejército Israelí se decidiera a iniciar la intervención en Gaza por tierra, mar y aire; aunque ciertamente se dio so pretexto de tres víctimas israelíes atribuidas a Hamás por el ejecutivo judío, pero reivindicadas sin embargo por el aliado sionista-estadounidense en los otros conflictos regionales, el denominado «Estado Islámico de Irak y el Levante». El Estado israelí sigue estando a día de hoy en una posición imperialista y colonialista ocupando varios territorios árabes palestinos y de otros países, por lo tanto en concreto el pueblo palestino está actualmente, como desde hace muchos años librando una justa lucha de liberación nacional contra un Estado claramente imperialista que además recibe ayuda mediática, financiera y militar desde otros imperialismos como el estadounidense, el chino o el de los países de la Unión Europea.

Palestina lleva además sufriendo desde hace muchos años la comandancia de figuras y organizaciones en esta lucha de liberación nacional que no han sabido adaptarse a esta lucha particular que sufre Palestina:

Muchas de estas organizaciones reunidas en torno a la Organización para la Liberación de Palestina no se han puesto de acuerdo entre ellos con el programa mínimo y máximo lo que les ha llevado muchas veces a pelear entre ellos por la hegemonía en vez de ir contra el imperialismo israelí y decidir después el resto de cuestiones –como fue el caso de la guerra entre los seguidores de Abu Mussa y Yasir Arafat en 1983 o entre Al Fatah y Hamás de 2006 a 2011–. Por supuesto muchas veces para lograr estos objetivos de hegemonía les da dado igual o no han podido más que aceptar el apoyo a la causa de hipócritas figuras burguesas que alzaban la bandera de Palestina con su permiso pese a hacer poco o nada en la práctica por la causa palestina. Debemos de recordar además que Hamás surge de una escisión de los Hermanos Musulmanes, siendo estos de hecho un experimento sionista en Palestina para dividir la lucha Palestina y mostrarla como una lucha ligada a cuestiones religiosas. 
No hay que el olvidar el propósito del imperialismo de calificar las simples luchas de liberación nacional en muchos puntos del globo como simples luchas fanático-religiosas, cuando el problema tiene mucho más fondo:

«Merecen particular atención las insurrecciones populares de «inspiración islámica», como les gusta definir esos movimientos a la burguesía y los revisionistas con el fin de negar su carácter antiimperialista y revolucionario. Es un hecho que en los países musulmanes existe un movimiento insurreccional, pero la interpretación que hacen de ello la burguesía y los revisionistas es maliciosa y denigrante. Encubre propósitos de esclavización de los pueblos. Nosotros, los marxista-leninistas, hemos afirmado y afirmamos que la religión es opio para los pueblos. En ningún caso cambiamos nuestro punto de vista acerca de esta cuestión. Tampoco la religión musulmana se diferencia en su contenido de las demás. Las amplias masas de los pueblos musulmanes se han levantado y se levantan en diversos países en lucha no por la causa de la fe religiosa, sino por la liberación nacional y social. La creencia en la religión es relativa y no predomina sobre la política. Las gentes de estos países creen en el islám y lo respetan, pero cuando resultan afectados los intereses vitales del pueblo, la libertad y la independencia del país, se levantan en lucha contra el agresor, incluso siendo éste de la misma religión. No es la inspiración religiosa la que produce la rebelión y el despertar revolucionario de los pueblos, sino las condiciones político-sociales, la opresión y el saqueo imperialista, la pobreza y los sufrimientos que pesan sobre ellos. Los árabes y los demás pueblos musulmanes son combatientes valerosos y con una cultura antigua. Sus insurrecciones y sus luchas antiimperialistas, anticolonialistas y antifeudales demuestran que esos pueblos son progresistas y amantes de la libertad. Si no fuesen así, no podrían levantarse en la lucha por la libertad y la independencia nacional, contra la doble opresión, interna y externa. En las regiones habitadas por los pueblos musulmanes los imperialistas y los socialimperialistas se encuentran en situaciones difíciles. Igualmente difíciles son las posiciones de sus títeres. Los acontecimientos en esas regiones hablan de una situación revolucionaria, de un gran movimiento social de esos pueblos, independientemente de que a primera vista tenga un carácter religioso, y sea seguido por gente creyente o no creyente». (Enver Hoxha; Informe en el VIIIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1981)

¿Y qué decir de permitir mediar en la resolución del conflicto palestino-israelí a fuerzas y figuras imperialistas claramente no neutrales en el proceso? Las fuerzas imperialistas de todo pelaje han metido mano y los presuntos representantes del pueblo palestino han consentido tal manoseo de los intereses palestinos, que muchas veces se utilizaba su país como baza en las mesas de negociación de las potencias imperialistas, cuando en la única mesa de negociaciones deben estar presentes los habitantes de Palestina.

Hay que criticar también sin piedad la forma en que se ha llevado muchas veces esta lucha de liberación por parte de los líderes palestinos: cuando se han cansado estos diferentes grupos de las luchas intestinas entre ellos, y cuando han reanudado la lucha armada contra Israel, gran parte de la ocasiones se ha hecho sustituyendo la lucha armada de las masas por acciones terroristas aisladas, con el resultado obvio de cuyas acciones no las sufría el Ejército Israelí ni miembros del gobierno, sino la población civil israelí, desconcertando a la opinión pública mundial y al propio pueblo palestino.

Por supuesto no hace falta comentar la «argucia» de estos grupos palestinos al dar el visto bueno de planes estratégicos y sobre todo pretendidos planes tácticos como los Acuerdos de Oslo de 1993 –que no han hecho más que aumentar las muertes de palestinos y aumentar el número de colonias israelíes en sus territorios–.

Estas desviaciones, estas vacilaciones, estas derrotas del movimiento palestino de liberación nacional son bastante normales ante la ausencia de un real partido marxista-leninista que sepa maniobrar frente a tanto obstáculo y ante tales difíciles circunstancias. Obviamente cualquier grupo no marxista-leninista puede llevar a cabo los objetivos antiimperialistas y anticolonialistas relativas a Israel, pero una organización realmente marxista-leninista acortaría los caminos largos de titubeos y vacilaciones. Sólo la clase obrera palestina puede poner a funcionar un partido tal, lograr ligarse al resto de las masas trabajadoras palestinas, desligarse de la influencia de cualquier imperialismo, lanzarse a recuperar los territorios perdidos en favor del imperialismo israelí con el apoyo de las masas trabajadoras nacionales e internacionales, y coronar su lucha de liberación nacional con la siguiente lucha por el socialismo. Cualquier otro camino hacía la liberación nacional y el socialismo es utópico y tortuoso. Está claro igualmente que sería querer tapar los ojos el hecho de sacar de la ecuación para la resolución del conflicto a la clase obrera israelí y al resto de las masas trabajadoras israelíes: sin estas no hay garantía de una solución del conflicto ni de una paz duradera, el peligro de conflicto seguiría latente, y sin embargo con estas en juego y en el poder, el conflicto sin embargo se abreviaría.

Hay que explicar que si bien el pueblo palestino puede forzar al imperialismo israelí mediante una lucha a reconocer sus derechos como pueblo, a reconocerle como Estado, con unas fronteras justas, el fin real y definitivo del conflicto; el entendimiento entre israelíes y palestinos no puede llegar como decíamos sin una revolución proletaria para ambos, sólo la revolución en ambos bandos llevará a una paz duradera, bien como Estados socialistas separados pero fraternales e internacionalistas, o bien, como debería ser, en un Estado palestino unificado y socialista en igualdad para unos y otros. Por eso advertimos que sólo un genuino partido marxista-leninista y el socialismo puede dar solución a las contradicciones de nuestra época, como doctrina científica, incluida la cuestión palestino-israelí. Todo ensayo de «panarabismo», «socialismo árabe», «socialismo del siglo XXI», será como ha sido históricamente una máscara más de la burguesía para proteger la propiedad privada y acrecentar sus riquezas, la burguesía bajo un marco de este carácter no dudará en atizar las diferencias religiosas, culturales, y étnicas en la región, e incluso aliarse con el imperialismo que mejor se ofrezca, para mantenerse en el poder y mantener la explotación asalariada.

Los documentos:



Franja de Gaza, la guerra sin cuartel donde no se respetan ni las instalaciones médicas

Todavía hay algunos hospitales en la Franja de Gaza que permanecen en pie y siguen atendiendo a los pacientes; sin embargo, no pueden defender a los civiles de los bombardeos.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido un alto al fuego inmediato en la Franja de Gaza. Sin embargo, habitantes de la zona aseguran que continúan los combates. Precisamente los hospitales de Gaza han sido blanco permanente del Ejército israelí. Se estima que estos centros carecen de al menos el 70% de los medicamentos que necesitan. RT es testigo de la situación que sufren los pacientes en las pocas clínicas que permanecen en pie. En los hospitales de Gaza las ambulancias se amontonan en la puerta de urgencias y se oyen gritos de desesperación de quienes ven llegar una ambulancia al hospital y desconocen si dentro va algún familiar suyo. Las sirenas de las ambulancias resuenan al unísono de los misiles del Ejército israelí. En los vehículos sanitarios llegan sobre todo civiles, hay muchos niños. En esta guerra sin cuartel no se respeta ni al personal sanitario que se ve obligado a jugarse la vida cuando va al rescate de los heridos. Las ambulancias resultan ser tiroteadas y los pacientes, en caso de evitar los ataques y llegar al hospital, tampoco están allí a salvo. Algunos hospitales han sido el blanco de varios misiles. "El edificio ha sufrido al menos tres bombardeos que han afectado a la planta de cirugía y que han matado a varios civiles", indica un médico frente a un hospital dañado. La Cruz Roja ha denunciado que no se respetan las leyes de guerra que impiden atacar a sus miembros. De hecho, un voluntario murió el viernes pasado cuando intentaba curar a unos heridos de Juzaa, y un médico murió en Beit Hanun.

"Los israelíes llamaron para que evacuáramos el lugar y después de bombardear el edificio lo dejaron así como lo ven. Pese a todo me siento feliz de que no le haya pasado nada a mi familia ni a mis vecinos", dice a RT un taxista que en una de sus carreras recibió una llamada en la que dieron la mala noticia de que su casa había sufrido un bombardeo.

Actualidad RT
28 jul 2014