«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 16 de marzo de 2015

La pérdida de Andréi Zhdánov; Partido Socialista Unificado de Cataluña, 1948

La siguiente mini-biografía y la mini-recopilación de citas de Andréi Zhdánov, parten de la publicación en catalán del 8 de septiembre de 1948 de «Lluita», el periódico del Partido Socialista Unificado de Cataluña –PSUC, entonces liderado por el marxista-leninista Joan Comorera. 

La intención de tal publicación era honrar la memoria del recientemente fallecido marxista-leninista soviético: en agosto de 1948. 

Nuestra intención con este posteo no es pues de un objetivo diferente. Andréi Zhdánov para nosotros es una de las figuras marxista-leninistas soviéticas más importantes y más infravaloradas, figuras que como otras, paulatinamente han sido sustituidas –gracias a la propaganda de la historiografía burguesa-revisionista– por figuras pseudomarxistas. Este proceso de progresivo olvido es el mismo que ha sufrido la figura de Joan Comorera como hemos señalado en otras ocasiones. Andréi Zhdánov es el autor de defender el realismo socialismo frente a los teóricos del «arte por el arte» en la cultura; el autor que criticó las irregularidades en las purgas de los años 30; el autor de la lucha en 1946 contra las desviaciones literarias publicadas en los diarios «Zvezda» y«Leningrad»; el autor que precisamente criticó con valentía las desviaciones derechistas del Partido Comunista Francés e Italiano en la Iº Conferencia de la Kominform de 1947; el autor de la críticó también las desviaciones del revisionismo yugoslavo conocido como «titoismo» en la IIº Conferencia de la Kominform de 1948, un auténtico gigante del marxismo-leninismo en definitiva.

En breve traeremos varias de las obras de 
Zhdánov que aquí en la publicación de «Lluita» se hacían referencia, además estamos preparando un documento propio donde analizamos las críticas de Andréi Zhdánov en la primera conferencia de la Kominform de 1947 a las delegaciones francesa e italiana por las desviaciones de estos partidos durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Hay que decir que Andréi Zhdánov tuvo un papel central en la denuncia del revisionismo tanto en el interior –como en los temas de literatura, música, y filosofía– como en el exterior –criticando al revisionismo francés, italiano y yugoslavo–.

El documento:

La pérdida de Andréi Zhdánov

1. Nota necrológica del Partido Comunista (bolchevique) y miembros del Gobierno

Firmada por Iósif Stalin y los otros compañeros de lucha de Andréi Zhdánov, dirigentes del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética y miembros del Gobierno, Radio Moscú ha dado a conocer la siguiente nota necrológica:

«El 31 de agosto, después de una larga y penosa enfermedad, ha fallecido uno de los más destacados organizadores, dirigentes del Partido Comunista, y del Estado Soviético, miembro del Buró Político y secretario del Comité Central del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética, diputado al Soviet Supremo de la Unión Soviética y Coronel General, camarada Andréi Zhdánov. 

Andréi Zhdánov nació el 26 de febrero de 1896 en la ciudad de Mariúpol, en la familia de un inspector de escuelas nacionales. Siendo un joven de 16 años, en 1912, Zhdánov, después del traslado de su padre, se incorporó al movimiento revolucionario y tomó parte en los círculos socialdemócratas de la juventud estudiantil, primero en la ciudad de Kallnin. Andréi Zhdánov ingresa en las filas del Partido Comunista en 1915, lleva a cabo un activo, trabajo del Partido en el distrito obrero de la ciudad de Tver y no tarda en convertirse en un trabajador del Partido. 

En el periodo de la primera guerra mundial, fue movilizado pana el ejército realizando propaganda bolchevique entre los soldados; toma parte en la preparación y realización de la Gran Revolución Socialista de Octubre en los Urales. En los años de la guerra civil se dedica a la labor de la educación política de las unidades del Ejército Rojo y lleva a cabo trabajos del Partido y de los soviets en los Urales y en Tver. 

En 1922, el camarada Zhdánov desempeña el cargo de Secretario del Comisión Ejecutiva del Soviet de Tver. En el periodo comprendido entre 1924 y 1934, trabaja en la Dirección del Partido en el territorio de Gorki. 

En el XIVº Congreso de 1925 fue elegido candidato a miembro del Comité Central; en el XVIº Congreso de 1930 miembro del Comité Central y, después del XVIIº Congreso de 1934 fue elegido Secretario del Comité Central y candidato a miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética. 

El camarada Zhdánov llevó a cabo una gran labor del Partido y estatal, dedicando mucha atención a los problemas de la ideología y de la teoría marxista-leninista. En su intervención en el primer Congreso de los escritores soviéticos señaló las tareas más importantes para el desarrollo de la literatura soviética. 

En diciembre de 1934, después del asesinato de Kirov, el Partido envió a Zhdánov a trabajar en la organización del Partido en Leningrado a cuyo frente tuvo durante el periodo de 1934 a 1944 inclusive. Zhdánov, con la pasión, patriótica que le era peculiar, después del aplastamiento de la usurpación de los falsarios trotskistas y zinoviévistas, cohesionó estrechamente a los bolcheviques de Leningrado en torno al Comité Central y el camarada Stalin. 

En vísperas del XVIIIº Congreso de 1939 se confió al camarada Zhdánov la tarea de la dirección de los trabajos de agitación y propaganda. Zhdánov participó también en el XVTIIº Congreso de 1939, haciendo el informe sobre los problemas de la organización del Partido. Zhdánov ponía toda su alma en él cumplimiento de cualquier tarea del Partido. Después del XVIIIº Congreso de 1939, Zhdánov fue elegido miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética. 

En los años de la gran guerra patria, el Partido y el Gobierno confiaron al camarada Zhdánov la organización de la defensa de Leningrado. Realizando las indicaciones del Comité Central y del camarada Stalin, los bolcheviques de Leningrado encabezados por el camarada Zhdánov, fueron el alma de la heroica defensa de la ciudad de Lenin. Por su labor en el frente de Leningrado, recibió primeramente el grado de Teniente General y, más adelante, el de Coronel General. Por su destacada labor del Partido y militar, el camarada Zhdánov ha sido condecorado con dos Ordenes de Lenin, la Orden de la Bandera Roja, la Orden de Suvorov y de Kutusov, todas de primer grado y con la de la Bandera Roja del Trabajo. 

Después de la victoria de la gran guerra patria, cuando el Partido y el pueblo volvieron a la reconstrucción pacífica, en la vida del Partido y del país ocuparon un lugar destacado sus informes y trabajos ideológicos. Eminente teórico marxista, destacado propagandista de las ideas de Lenin y Stalin, realizó trabajos sobre las cuestiones de la literatura, el arte y la situación internacional. Andréi Zhdánov estuvo en la primera fila de las figuras dirigentes del movimiento obrero internacional, sus intervenciones son mundialmente conocidas por los trabajadores de todos los países. Fiel discípulo y compañero de armas del gran Stalin, el camarada Zhdánov luchó con ardiente energía por la causa del comunismo; jamás regateo esfuerzos ni su salud. Su fogosa vida y su actividad es un ejemplo de abnegada dedicación al Partido y al pueblo. Se hizo acreedor al ardiente cariño del Partido y de todos los trabajadores, por su fidelidad ilimitada a la gran causa de Lenin y Stalin, por su profundo espíritu de principios que no admitía ninguna desviación de la línea general del Partido. Adiós, querido amigo y camarada de lucho. 

Stalin, Molotov, Sverntk, Adreiev, Beria, Bulganin, Voznenessenski, Vorochílov, Kaganovitch, Kumnietzov, Malenkov, Mikolan, Ponomorenko, Povov, Súslov, Khrutchev». (Nota Necrológica del del Partido Comunista (bolchevique) y miembros del Gobierno, 1948)

2. Lo que Andréi Zhdánov decía

Sobre la filosofía

(1) «El marxismo-leninismo es una doctrina creadora viva, que sé desarrolla sin interrupción, se enriquece sin cesar con la experiencia de la construcción socialista y de las conquistas de las ciencias naturales contemporáneas. La subestimación de este aspecto revolucionario y vivo de nuestra doctrina no puede conducir más que al rebajamiento de la filosofía y de su papel. Es precisamente en la falta de combatividad y de espíritu militante donde hay que buscar la causa del miedo que experimentan ciertos de nuestros filósofos a experimentar sus fuerzas sobre nuevas cuestiones, las, cuestiones contemporáneas, para resolver los problemas que la práctica plantea cotidianamente a los filósofos, y a los cuales, la filosofía está obligada a dar respuesta». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

(2) «Karl Marx decía que los filósofos precedentes no habían hecho más que explicar el mundo, mientras que ahora, de lo que se trataba era de cambiarle. Nosotros hemos cambiado el viejo mundo y construido uno nuevo. Pero nuestros filósofos, desgraciadamente, no explican bastante ese mundo nuevo y no participan suficiente en su transformación». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

Contra el academicismo y la pasividad

(3) «El autor [Alexandrov] formula de manera igualmente oscura e insuficiente los fines de la historia de la filosofía. No subraya en ninguna parte que una de las tareas fundamentales de la filosofía y de su historia, es continuar desarrollando la filosofía como ciencia, deduciendo nuevas leyes, poniendo sus tesis a prueba en la práctica, reemplazando las tesis anticuadas por tesis nuevas. Pero el autor parte en general, de una concepción pedagógica de la historia de la filosofía, hace de ella una enseñanza de cultura general y da así a todo el estudio de la historia de la filosofía un carácter pasivo y contemplativo, un carácter académico». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

(4) «Eso no responde evidentemente a la definición marxista-leninista de la historia de la filosofía que como toda ciencia debe desarrollarse sin interrupción, perfeccionarse, enriquecerse con nuevas tesis, rechazando las que han envejecido». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

(5) «El socialismo está al orden del día en la vida de los pueblos. ¿Quién sino nosotros –país del socialismo vencedor–, sino nuestros filósofos, deben ayudar a nuestros amigos y nuestros hermanos en el extranjero a iluminar su lucha por una sociedad nueva con la luz del socialismo científico? ¿Quién, sino nosotros, debe iluminarles y armarles con el arma ideológica del marxismo?». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

La crítica y la autocrítica, fuerza motriz de la sociedad soviética

(6) «La cuestión de la crítica y de la autocrítica bolchevique no es solamente para nuestros filósofos una cuestión práctica, sino una cuestión fundamental teórica». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

(7) «Si el contenido interno del proceso de desarrollo, como lo enseña la dialéctica, es la lucha de los contrarios, la lucha entre lo antiguo y lo nuevo, entre lo que muere y lo que nace, entre lo que ha cesado de vivir y lo que se desarrolla, nuestra filosofía soviética debe mostrar como obra esta ley dialéctica en las condiciones de la sociedad socialista y en qué consiste la originalidad de su aplicación». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

(8) «Es sabido que en una sociedad dividida en clases esta ley obra de otra manera que en la sociedad soviética. He ahí el más amplio campo para la investigación científica, y todavía no ha sido trabajado por ninguno de nuestros filósofos. Sin embargo, hace ya tiempo que nuestro partido ha encontrado y puesto al servicio del socialismo esta forma particular de descubrimiento y de superación de contradicciones de la sociedad socialista –estas contradicciones existen y los filósofos no quieren hablar de ellas por cobardía–, esta forma particular de lucha entre lo antiguo y lo nuevo, entre lo que muere y lo que nace en nuestra sociedad soviética, que se llama la crítica y la autocrítica». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

(9) «En nuestra sociedad soviética, donde están liquidados los antagonismos de clases de lucha entre lo viejo y lo nuevo, por consecuencia, la evolución de lo inferior a lo superior se produce no bajo forma de lucha de clases antagónicas y de cataclismos como ocurre en el capitalismo, sino bajo la forma de crítica y autocrítica que aparecen como la verdadera fuerza motriz de nuestra sociedad». (Andréi Zhdánov; Sobre la historia de la filosofía, 24 de junio de 1947)

El arte y la música

(10) «El internacionalismo en el arte no surge de empequeñecer y empobrecer el arte nacional; sino que brota allí donde éste florece. Olvidar esta verdad significar perder la línea d directriz, perder la propia fisonomía, convertirse en un cosmopolita sin nacionalidad. (...) Sólo un pueblo que tiene muy desarrollada su propia cultura musical puede apreciar las riquezas musicales de otras naciones. Es imposible ser un internacionalista en la música ni en nada sin ser un verdadero amante de la Patria. Pues que la base del internacionalismo estriba en el respeto a los demás pueblos, no cabe ser un internacionalista sin respetar y amar a su propio pueblo». (Andréi Zhdánov; Sobre la música, 1948)

(11) «¿Qué es lo es genial en la música? No es algo que solo pueda ser distinguido solamente por un aislado o un grupo de «gourmets» de la estética. Una obra a musical se prueba que es genial por más profunda y consecuente es, más alta es su dominio, y es reconocida por un mayor número de hombres y su capacidad de inspira a mayor número de personas». (Andréi Zhdánov; Sobre la música, 1948)

(12) «No todo lo que es accesible no es siempre genial. Pero todo aquello que es genial es accesible y cuanto más genial es una obra más accesible es para las amplias masas populares». (Andréi Zhdánov; Sobre la música, 1948)

Sobre la situación internacional

(13) «Los cambios radicales en la situación internacional y en la situación individual de varios países, como consecuencia de la guerra, han transformado completamente el panorama político del mundo. Se ha producido un nuevo alineamiento de fuerzas políticas. Y cuanto más nos alejamos del fin de la guerra, más claras se hacen las dos tendencias principales de la política internacional, que corresponden a la división de las fuerzas políticas de la escena mundial en dos grandes campos: el campo imperialista y antidemocrático, de un lado, y el campo antiimperialista y democrático, del otro. La fuerza principal y dirigente del campo imperialista es Estados Unidos; Gran Bretaña y Francia son sus aliados. La presencia del gobierno laborista de Attlee-Bevin en Gran Bretaña y del gobierno socialista de Ramadier en Francia, no impide que Gran Bretaña y Francia desempeñen el papel de satélites de Estados Unidos y sigan su política imperialista en todas las cuestiones básicas. El campo imperialista cuenta también con el apoyo de potencias colonialistas como Bélgica y Holanda, de países con regímenes antidemocráticos y reaccionarios como Turquía y Grecia, y de países dependientes política y económicamente de Estados Unidos como los del Cercano Oriente, Sudamérica y China. El objetivo principal del campo imperialista es el fortalecimiento del imperialismo, la preparación de una nueva guerra imperialista, la lucha contra el socialismo y la democracia, y el apoyo a los regímenes y movimientos reaccionarios profascistas del mundo. Para la realización de sus objetivos, el campo imperialista está dispuesto a apoyarse en las fuerzas reaccionarias y antidemocráticas del mundo y a respaldar a sus antiguos enemigos de guerra contra sus propios aliados». (Andréi Zhdánov; Sobre la situación internacional; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 22 de septiembre de 1947)

(14) «Las fuerzas antiimperialistas y antifascistas constituyen el otro campo. La Unión Soviética y los países de nueva democracia son los pilares de este campo. También están incluidos los países que han roto con el imperialismo y han adoptado la vía del desarrollo democrático, como Rumanía, Hungría y Finlandia. Indonesia y Vietnam están asociados al campo antiimperialista; India, Egipto y Siria simpatizan con él. El campo antiimperialista es respaldado por el movimiento obrero y democrático y por los partidos comunistas hermanos de todos los países, por los luchadores de los movimientos de liberación nacional de los países coloniales y dependientes, y por todas las fuerzas democráticas y progresistas en cada país. El objetivo de este campo es luchar contra la expansión imperialista y la amenaza de nuevas guerras, por la consolidación de la democracia y la eliminación de los remanentes del fascismo». (Andréi Zhdánov; Sobre la situación internacional; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 22 de septiembre de 1947)

(15) «El fin de la Segunda Guerra Mundial planteó, a todos los pueblos amantes de la libertad, la tarea fundamental de garantizar una paz democrática duradera que consolide la victoria sobre el fascismo. En la realización de esta tarea fundamental de posguerra, la Unión Soviética y su política exterior juegan un papel principal. Esto se deriva de la propia naturaleza del Estado socialista soviético, que es totalmente ajeno a todo propósito agresivo y explotador y está interesado en el establecimiento de las condiciones más favorables para la construcción de la sociedad comunista. Una de esas condiciones es la paz mundial. Como representante de un nuevo y superior sistema social, la Unión Soviética refleja en su política exterior las aspiraciones de la humanidad progresista que desea una paz duradera y no tiene nada que ganar de una nueva guerra urdida por el capitalismo. La Unión Soviética es el campeón de la libertad y la independencia de todos los pueblos, el enemigo de la opresión nacional y racial y de la explotación colonial de cualquier tipo. El cambio en el alineamiento general de las fuerzas entre el mundo del capitalismo y el mundo del socialismo, como resultado de la Segunda Guerra Mundial, ha aumentado aún más la importancia de la política exterior soviética y ha ampliado el alcance de su actividad en la escena internacional». (Andréi Zhdánov; Sobre la situación internacional; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 22 de septiembre de 1947)

(16) «Los planes estratégicos de los Estados Unidos incluyen la creación de numerosas bases y puestos de avanzada situados a gran distancia del continente americano, diseñados para ser utilizados con fines agresivos contra la Unión Soviética y los países de nueva democracia. (...) El imperialismo estadounidense está intentando, como buen usurero, tomar ventaja de las dificultades de posguerra de los países europeos – en particular de la escasez de materias primas, combustibles y alimentos en los países aliados que sufrieron la mayor parte de la guerra–, para imponerles condiciones abusivas en la ayuda que les da ante la inminente crisis económica, Estados Unidos tiene prisa por encontrar nuevos ámbitos monopólicos para las inversiones de capital y nuevos mercados para sus productos. La «asistencia» económica estadounidense persigue el objetivo general de incorporar Europa al dominio del capital estadounidense. Mientras más difícil es la situación económica de un país, más duras son las condiciones que los monopolios estadounidenses tratan de imponerle. Pero el control económico conduce lógicamente a la subyugación política al imperialismo estadounidense. De acuerdo con eso, Estados Unidos combina la ampliación de los mercados monopólicos para sus productos con la adquisición de nuevas cabezas de puente para su lucha contra las nuevas fuerzas democráticas de Europa». (Andréi Zhdánov; Sobre la situación internacional; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 22 de septiembre de 1947)

(17) «Una tarea especial les corresponde a los partidos comunistas hermanos de Francia, Italia, Gran Bretaña y otros países. Ellos deben asumir como norma la defensa de la independencia nacional y la soberanía de sus países. Si los partidos comunistas se adhieren con firmeza a su posición, si no se dejan intimidar y chantajear, si actúan como valientes defensores de la paz duradera y la democracia popular, de la soberanía nacional, la libertad y la independencia de sus países, si –en su lucha contra los intentos de someter económica y políticamente a sus países– son capaces de tomar el liderazgo de todas las fuerzas dispuestas a defender el honor nacional y la independencia, ningún plan para la subyugación de Europa puede tener éxito». (Andréi Zhdánov; Sobre la situación internacional; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 22 de septiembre de 1947)

Publicado en «Lluita»
Periódico del 
Partido Socialista Unificado de Cataluña, 8 de septiembre de 1948

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»