«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 5 de julio de 2015

El cosmopolitismo usado por el socialimperialismo soviético para imponer su chovinismo

Tropas del Pacto de Varsovia en Praga, Checoslovaquia, agosto de 1968

«El cosmopolitismo es una ideología, una arma del capital financiero, usada especialmente por el imperialismo estadounidense con el objetivo de tratar de romper la independencia estatal y la independencia nacional, pero es un arma que el socialimperialismo soviético la ha adoptado con el mismo fin bajo la llamada teoría de la «soberanía limitada», o la «dictadura internacional». Esas teorías promulgadas por los gerifaltes de los revisionistas soviéticos de Brézhnev dicen que los «intereses» son controlados por los socialimperialistas soviéticos en la llamada «comunidad socialista», a la que aluden es «la suprema representación de soberanía», y que por ello la «soberanía de los Estados individuales» debe de dejar paso a esta. En caso de un riesgo para la llamada «comunidad socialista» el socialimperialismo soviético se guarda la opción de activar la acción militar en contra de cualquier miembro individual de la «comunidad». Uno de los jefes del revisionismo soviético declaro abiertamente que «la tarea de la dictadura internacional» es «un desarrollo histórico». En realidad esta teoría no es más que otra arma ideológica que va en favor de las aspiraciones de conquista de los socialimperialistas soviéticos, que contradice por completo los principios irrenunciables de los partidos marxista-leninista en la cuestión nacional. 

Estos principios son:

1) La solución de la cuestión nacional para el partido marxista-leninista es el internacionalismo proletario. El marxismo es  incompatible con el nacionalismo burgués, porque este nacionalismo significa enemistad entre naciones. El  internacionalismo, sin embargo, de ninguna manera implica la indiferencia ante la cuestión nacional, sino que el internacionalismo proletario significa resolver la cuestión nacional sobre la base de la amistad y las relaciones pacíficas con  otras naciones.

2) El principio de todas las naciones el derecho a la autodeterminación hasta estado secesión.

3) La igualdad completa de todas las naciones, pequeñas y grandes. Los asuntos internos de cada país deben  regirse por sus propias gentes. Todos los países y partidos comunistas, grandes o pequeños, basan sus mutuas relaciones en los principios de la igualdad y la no injerencia mutua en los asuntos internos de cada país. 

En contra de estos principios marxista-leninistas, las políticas de los nuevo zares del Kremlin se basan en un gran poder chovinista. Por ello utilizan el Consejo Económico de Ayuda Mutua (CAME) como un medio de su política socialimperialista, en el cual transforman a los países integrados en él en proveedores de materias primas y países donde descargar sus propios productos, todo, bajo la teoría de la llamada «división del trabajo». 

El «Pacto de Varsovia», que una vez se estableció con el pretendido objetivo de ser una alianza defensiva contra la agresiva OTAN, es ahora una herramienta de los revisionistas soviéticos para regular la bota militar soviética que impera en los Estados miembro de dicho pacto. Su naturaleza agresiva está dirigida  contra las otras naciones.

Mientras los revisionistas soviéticos trafican despiadadamente con la soberanía de sus satélites como la RDA, a ejemplos del Pacto Moscú-Bonn de 1970 o el llamado Acuerdo de las Cuatro Potencias de Berlín de 1971, inmiscuyéndose arbitrariamente en los asuntos internos, todavía tienen la audacia de hablar del «internacionalismo proletario». Su «internacionalismo» no es nada que no sea un cosmopolitismo imperialista, el cosmopolitismo y el chovinismo gran potencia, que tiene el objetivo de la conquista y la  esclavitud de otras naciones y el establecimiento de la hegemonía mundial». (Ernst Aust; Alemania y el pueblo alemán; Declaración del Comité Central del Partido Comunista de Alemania/Marxista-Leninista sobre la cuestión nacionalRecopilación de citas de Ernst Aust sobre la cuestión alemana y sobre el revisionismo alemán, 1974)

Anotaciones de Bitácora (M-L):

Si el lector no está familiarizado con el término cosmopolita según la concepción marxista-leninista. Una definición que nos podría servir es esta:


«La ideología del cosmopolitismo surge de la misma manera de la producción de la sociedad burguesa. El cosmopolitismo es la negación del patriotismo, su opuesto. Aboga por la apatía absoluta hacia el destino de la Patria. El cosmopolitismo niega la existencia de las obligaciones morales o civiles de las personas a su nación y patria. La burguesía predica el principio de que el dinero no tiene patria, y que, donde quiera que sea uno puede «hacer dinero», donde quiera uno puede «tener un negocio rentable», aunque no sea su tierra natal. Aquí está la villanía que el cosmopolitismo burgués se llama en ocultar, disfrazar, «ennoblecer» la ideología antipatriótica del burgués-empresario sin raíces, el tendero y el comerciante viajero». (F. Chernov; El cosmopolitismo burgués y su papel reaccionario, 1949)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»