«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 13 de enero de 2017

Bandera Roja y MVTC: Un repaso histórico a las posiciones ultraoportunistas de Bandera Roja, y una exégesis sobre la deserción del MVTC y su disolución en Bandera Roja; Equipo de Bitácora (M-L), 2017

[Enlaces de DESCARGA del texto en PDF al final del documento]

«Entendemos preciso dejar constancia que todo el apoyo dispensado a MVTC desde Bitácora (M-L) está comprendido en las normas y procedimientos propios del internacionalismo proletario, y siempre en estrecho respeto a las normas marxistas-leninistas que rigen las relaciones camaraderiles entre cualquier tipo de colectivos marxista-leninistas –sean partidos, sindicatos, centros de estudio, clubs, medios de expresión, etc–. Por cuanto, nuestros análisis y sugerencias al respecto de temas generales y concretos tienen rango de recomendaciones, aun cuando son beligerantes en el marco de las desviaciones teórico-prácticas mostradas por la organización que entendíamos hermana; que por lo demás se ha mostrado renuente a hacer autocrítica, o siquiera a entablar diálogo directo con las organizaciones con que mantenía relaciones. Evidentemente el que estos camaradas no corrijan sus desviaciones supone para nosotros la ruptura directa e inmediata de relaciones que hayamos podido desarrollar en el marco del marxismo-leninismo». (Equipo de Bitácora (M-L); Bandera Roja y MVTC: Un repaso histórico a las posiciones ultraoportunistas de Bandera Roja, y una exégesis sobre la deserción del MVTC y su disolución en Bandera Roja, Enero 2017)


Preámbulo

El presente documento consta de dos partes, la primera es un repaso de las posiciones históricas de Bandera Roja (BR): desde su creación como pretendido partido marxista-leninista y su pronta degeneración hasta la conocida política ultraoportunista de nuestros días. La segunda parte versará sobre el Movimiento Venezolano de Trabajadores Comunistas (MVTC), un pequeño grupo que nació como escisión del Partido Comunista de Venezuela (PCV), y que por lo demás decía nacer a la luz de presuntos principios marxista-leninistas pero que se ha destapado como otra agrupación formada en su mayoría por farsantes y oportunistas de campeonato que no han dudado en renegar y vender los principios marxista-leninistas como trámite necesario para pasar a engrosar las filas de Bandera Roja.

La dialéctica de los acontecimientos brinda a los marxista-leninistas mil ejemplos demostrativos de cómo se muestra la lucha de clases, como afecta la supervivencia de la cultura revisionista –como ideología degeneradora de la burguesía en el movimiento marxista-leninista–. El lector quizás se preguntará: ¿qué interés puede haber en analizar a un partido de nula influencia y a un grupo con menos influencia si cabe? Quién realiza tal pregunta eso enfoca mal la cuestión. Como decía Stalin en su artículo: «Anarquismo o socialismo» de 1906, los marxistas no despreciamos la refutación teórica de otras corrientes porque no estén en auge ni por más que su doctrina a nuestros ojos sea teóricamente ridícula, pues siempre es preciso desenmascarar sus nefastas tendencias teórico-prácticas que siembran el desconcierto entre la militancia, cuando la tienen, y las masas:

«No somos de aquellos que, al oír mencionar la palabra «anarquismo» [léase Bandera Roja-MVTC en nuestro caso – Anotación de Bitácora (M-L)], se vuelven con desprecio y exclaman displicentes: «¡Ganas tenéis de ocuparos de eso; ni siquiera vale la pena hablar de ello!». Consideramos que esta «crítica» barata es tan indigna como inútil. No somos tampoco de los que se consuelan diciendo que los anarquistas «no cuentan con masas y por eso no son muy peligrosos». La cuestión no está en saber a quién siguen hoy «masas» mayores o menores; la cuestión está en la existencia de la doctrina. Si la «doctrina» de los anarquistas expresa la verdad, entonces de por sí se comprende que se abrirá paso indefectiblemente y agrupará en torno suyo a la masa. Pero si dicha doctrina es inconsistente y se halla edificada sobre una base falsa, no subsistirá largo tiempo y quedará en el aire. Ahora bien, la inconsistencia del anarquismo debe ser demostrada. Algunos consideran que el marxismo y el anarquismo tienen los mismo principios, que entre ambos existen sólo discrepancias tácticas, de modo que, según esa opinión, es completamente imposible contraponer estas dos corrientes. Pero eso es un gran error. Nosotros consideramos que los anarquistas son verdaderos enemigos del marxismo. Por consiguiente, reconocemos que contra los verdaderos enemigos hay que sostener una lucha también verdadera. Y por eso es necesario analizar la «doctrina» de los anarquistas desde el comienzo hasta el fin y sopesarla concienzudamente en todos sus aspectos». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; ¿Anarquismo o socialismo?, 1906)

La intención es pues, utilizar siempre que podamos los ejemplos cotidianos de falsificación del marxismo-leninismo para exponer que medios, tácticas y fines usan los revisionistas para hacer pasar por marxismo-leninismo su demagogia y pragmatismo político, para que cada revolucionario y marxista-leninista tome conciencia y extraiga una labor práctico-teórica en su lucha diaria.

Sobra decir que el artículo también está destinado a ayudar a los marxista-leninistas y al pueblo trabajador venezolano en su lucha contra los revisionistas nacionales allá dónde y cómo se expresen.

Notas

[1] Lectura Online AQUÍ [Scrib] ó Descarga en PDF AQUÍ [MEGA].

[2] Todos los documentos del autor en este Blog AQUÍ.

[3] Todos los documentos en PDF editados por el equipo del Blog en el apartado BIBLIOTECA.

1 comentario:

  1. buen dia muy buena la aclaratoria desnudando a esas 4 individualidades, piensan que por aprender de memoria el marxismo lenninismo lo son saludos

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»