«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 23 de marzo de 2010

Día mundial del agua


Con motivo del día mundial del agua – 22 de marzo -, la ONU ha estimado que hay unos 884 millones de personas sin acceso a este bien escaso; un bien fundamental para la vida cuya escases y calidad incide directamente en las condiciones socio-sanitarias; cabe destacar que el 80% de las enfermedades - mundiales - tienen su origen en agua contaminadas; incluso la falta de acceso a agua segura para beber causan cada año la muerte de más de 1,5 millones de niños – una muerte cada 15 segundos -, una catástrofe evitable; más de 2.500 millones de personas viven sin un sistema adecuado de saneamiento. Además de que cada día dos millones de toneladas residuales son vertidas sin ningún control por la industria. Pero una de las consecuencias más dramáticas – según la ONU – del consumo de agua no potable, es que cada año se producen más víctimas mortales en todo el mundo que cualquier tipo de violencia, incluida la guerra.

Más allá de meros datos debemos entender que el agua dulce es un perecedero, por tanto se requiere una intervención efectiva mundial inmediata, para que no se convierta en un sector en el que poder especular, y de paso, garantizar el acceso a ella a todos los habitantes. Recordemos que en el V Foro Internacional del Agua - organizado por el Consejo Mundial del Agua, una organización con sede en Francia cuya financiación procede principalmente de la industria privada de este elemento -, celebrado cada trienio, designo al agua como “una necesidad básica”; haciendo oídos sordos a los países que solicitaron declarar el vital liquido como un derecho humano fundamental.

Es interesante saber que el organismo humano está compuesto por un 60% de agua aproximadamente, esta proporción varía en función de la edad, el sexo entre un 30% a 75%. Es el elemento más indispensable para la vida, y el nutriente cuya carencia origina a más corto plazo la muerte, se estima que una persona sana sin agua puede vivir entre 6 y 8 días.

Una tercera parte de la población mundial actualmente está enfrentando una escasez de agua siempre en incremento. ¿Cuándo nos afectará a nosotros? Es mejor hacer algo antes que sea demasiado tarde.