«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 4 de mayo de 2015

La crítica y autocrítica bolchevique de un comunista


«Ni el comunista que tiene miedo de criticar y decir abiertamente que piensa sobre todos los temas, ni aquel que suprime las crítica e ideas de los camaradas, es un buen e comunista, por no decir que es uno deficiente, que en este caso no debe permanecer por más tiempo en el partido. Si estos elementos fallan en formarse, en corregirse, ellos deben ser por todos los medios apartados del partido, para que no se mantenga entre nuestras filas este tipo de personas con este tipo de vicios, personas incorregibles, que no deben permanecer solo por el mero hecho de agrandar el número de nuestras filas.

Cuando una persona pide ser admitido en el partido y su solicitud es concedida ella está asumiendo unas prerrogativas y deberes que debe conocer completamente y lleva a cabo valerosamente. No puedes ser un miembro del partido y, por otro lado, ser un cobarde. Un miembro del partido quizás no esté versado en muchos temas o quizás no conozca muchos temas perfectamente; aquí el partido siempre le ayudará a formarse de muchas formas; pero estos temas que sí se conocen, en estas cosas que sí se han aprendido, un miembro del partido debe expresarlo como él conoce, todo lo que ha aprendido, y formar parte de las discusiones, y como el comunista que es, debe escuchar la crítica revolucionaria de los camaradas, esto significa, que debe aceptar serenamente la crítica bolchevique y valientemente rechazar la crítica no bolchevique, reconociendo honestamente sus errores y continuar adelante». (Enver HoxhaEl continuo fortalecimiento del partido y el gobierno; Discursos 1967-1968, 6 de febrero de 1967)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»