«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 16 de julio de 2015

La segunda «bajada de pantalones» de SYRIZA y la respuesta espontánea del pueblo griego [Recopilación documental]; Equipo de Bitácora (M-L), 2015

SYRIZA tan solo lleva en el gobierno seis meses y ya ha traicionado abiertamente dos veces su propia línea programática, ya son dos veces las que ha tomado el pelo y traicionado los intereses de las clases trabajadoras griegas. Repasemos los acontecimientos brevemente desde enero hasta aquí:

1) Sin duda el triunfo electoral de SYRIZA en enero de 2015 atrapó en euforia a muchos sin formación ideológica, o simples seguidistas de los medios de comunicación, y en consecuencia creyeron realmente en SYRIZA como el partido que resolvería de modo revolucionario la crisis económica griega, e incluso como un partido para navegar hacia aguas socialistas. Así lo registramos:

«Con el triunfo de SYRIZA –en español: Coalición de Izquierdas Radical– de Alexis Tsipras en las recientes elecciones al parlamento del 25 de enero de 2015, queríamos repasar ciertos fenómenos acaecidos en Grecia, de sus partidos, y hacer un repaso histórico de todo este contexto. Y dado el hecho de que no son pocos pseudorevolucionarios que han caído en la euforia del triunfo de este partido –a causa de su endeble preparación ideológica que es explotada por los medios de comunicación de la pseudoizquierda en favor de SYRIZA y de los medios más conservadores en contra de SYRIZA–, y que insisten en un pretendido cambio de dirección política hacia la «izquierda», e incluso existen los que se atreven a emplear el apelativo de que es un partido revolucionario, antiimperialista, rupturista con el sistema capitalista, en pro del socialismo –nada más lejos de la realidad–, se hace necesario pues, este documento, similar al que en su día hicimos con el ascenso gradual de Podemos en la política española». (Equipo de Bitácora (M-L); Syriza y la euforia de la llamada «izquierda» [Recopilación Documental], 28 de enero de 2015)

2) La primera «bajada de pantalones», claudicación, capitulación, traición, o como quiera llamarse vino con el listado de reformas del Gobierno Griego al Eurogrupo el 20 de febrero de 2015, este listado incluía:

«Consolidar los planes privados de pensiones como forma de reducir los gastos de la Seguridad Social: Sí, ha leído bien, Syriza promoverá el uso de los planes privados de pensiones para evitar que los gastos en la Seguridad Social sigan creciendo. Supongo que a esto se referirán muchos cuando hablan de «desmantelar y privatizar por la puerta de atrás el Estado de Bienestar para promover el negociete de los bancos». Bueno, si es así, en Grecia disponen de todo un referente al respecto. No readmisión de los funcionarios despedidos por los anteriores gobiernos: Syriza se compromete a no bajar los sueldos de los funcionarios pero tampoco tiene permitido incrementar el gasto total en salarios públicos. O dicho de otra forma, ni subidas salariales ni nuevas contrataciones –salvo para reponer la plaza de algunos de los funcionarios que se vayan jubilando–. Como Rajoy, vaya. Recortes en educación, sanidad y asistencia social: Syriza se compromete a «revisar y controlar el gasto en todas las áreas de la administración –educación, defensa, transporte, ayuntamientos y beneficios sociales–». Asimismo, también habla de «controlar el gasto sanitario y mejora la provisión de servicios de calidad, asegurando el acceso universal». El lenguaje típicamente troikiano –idéntico al utilizado por Rajoy para aprobar sus propios recortes– apunta, como poco, a que los recortes anteriores se mantendrán cuando no ahondarán. No habrá más gasto en servicios sociales, de modo que es de suponer que la «crisis humanitaria» provocada por el austericidio en materia de política social seguirá tal cual. Mantener todos los compromisos de privatizaciones de activos públicos: Las privatizaciones ya acordadas se mantendrán en las condiciones aprobadas por los anteriores gobiernos –¿Syriza ratifica el reparto caprichoso de «lo público» acometido por la cleptocracia anterior?–. Los proyectos de privatización no se cancelarán, si bien podrán revisarse las condiciones preliminarmente acordadas. La Troika decidirá cuándo se sube el salario mínimo: Aquí sí son bastante claros cuando dicen que «la magnitud y el momento de cambiar el salario mínimo se consultará con los socios europeos y las instituciones internacionales, incluyendo la OIT, así como de una nueva autoridad independiente que evaluará si los cambios en los salarios van en línea con la mejora de la productividad y de la competitividad». Primero aumento de la productividad, luego aumento de los salarios mínimos. Lo mismo que hemos venido escuchando en España desde hace años». (Libremercado; Syriza se arrodilla ante la Troika, 25 de febrero de 2015)

3)  SYRIZA, el presunto partido que llego al poder bajo los lemas «antiausteridad» pensó en convocar un referéndum el 5 de julio de 2015 para ver si se votaba el «» y de nuevo el gobierno llegaba a un nuevo acuerdo de rescate con la Troika, o si se votaba el «NO» y rechazaba el mencionado nuevo rescate, y sus condiciones, y en su lugar presumiblemente el gobierno tomaría otras medidas económicas necesarias para acabar con la crisis económica y el sufrimiento del pueblo griego. Con una participación del 62,50% se consiguió un NO rotundo respaldado por el 61,31%. ¿Pero que hizo el partido abanderado del «NO» y de la «antiausteridad»? Cometer una segunda barrabasada de cara al pueblo griego y aceptar un nuevo rescate el tercero para Grecia– a cambio de aceptar como condiciones subir los impuestos y las bajar las pensiones. ¡Lo gracioso es que encima Tsipras ha tenido que sacar tales reformas en el Parlamento Griego con la ayuda de los votos de Nueva Democracia y el PASOK!, pues 32 diputados de su propio partido –SYRIZA se han negado a votar a favor de las reformas que la Troika exige para el nuevo rescate. ¡Penosa y patética situación surrealista la que nos regala para los anales de la historia el señor Tsipras!

¿Y muchos lectores aún se preguntaran pues de donde salía esa actitud tan demagógica, claudicante, voluble e inestable? 

a) Pues de las concepciones económicas revisionistas de la economía mixta, promulgadas ya en su momento por los revisionistas del eurocomunista Partido Comunista de Santiago Carrillo en su programa, o de las recetas económica del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Daniel Ortega de los 80, ¡O de la economía mixta de la Nicaragua actual, pues recordemos que Tsipras se declara admirador y seguidor del «socialismo del siglo XXI»:

«También, entre otros, es de vital importancia para redefinir el papel y la contribución de todas las formas económicas, las empresas públicas, las pequeñas empresas privadas, grandes empresas privadas, cooperativas e iniciativas económicas solidarias basadas, en el marco de una economía mixta, para un planeado y específica transición a un nuevo sistema productivo, socialmente justo y ambientalmente sostenible. (...) Vamos a investigar directamente las opciones para la formación de colaboraciones programáticas entre el sector público y las empresas privadas, locales y extranjeras, destinados a desarrollar las empresas y la expansión en nuevos sentidos de maniobra tanto en Grecia como en el extranjero». (Yannis Dragasakis; El Programa Económico de SYRIZA-EKM, 2012)

b) Del propio concepto de los líderes de SYRIZA sobre la Unión Europea:

«En la cuestión de la Comunidad Económica Europea, que es lo que hoy conocemos como Unión Europea, el partido griego de SYRIZA es favorable a que Grecia participe en ella, y propone como el Partido Comunista Italiano –y otras organizaciones revisionistas– en su momento cambiarla en pro del socialismo desde dentro a través del Parlamento Europeo. Para tal propósito SYRIZA se une a otros partidos de «izquierda» como Izquierda Unida de España y Podemos de España, el Partido de la Refundación Comunista en Italia –uno de los sucesores de mantener el PCI de Berlinguer– entre otros, y forman el Partido de la Izquierda Europea en el Parlamento Europeo». (Equipo de Bitácora (M-L); ¿Es Alexis Tsipras el nuevo Enrico Berlinguer?, 2015)

c) De la propia estructura organizativa e ideológica de su partido:

«Por supuesto un partido que no tiene claridad en lo ideológico da pie a la introducción de manifestaciones e institucionalización de ideologías burguesas y pequeño burguesas en su seno, eso incluye desde desviaciones anarquistas, reformistas, revisionistas, sindicalistas, y todas las imaginables, y a que cada grupo presente su plataforma ideológica y organizativa, traduciéndose en el surgimiento de fracciones y líneas. Todo ello es consecuencia de que en dicho partido no se deje claro de qué ideología rige el partido y eso redunda en que entre sus miembros nunca estén de acuerdo ni siquiera en cuáles son los objetivos de militar en tal partido, pues cada uno tendrá los suyos según su ideología particular; ni cuáles son los objetivos mínimos y máximos cuando el partido tenga el poder en sus manos; pues cada uno tendrá su visión de sociedad a construir». (Equipo de Bitácora (M-L); ¿Es Alexis Tsipras el nuevo Enrico Berlinguer?, 2015)

4) Recordemos la reacción y postura de las organizaciones aliadas de SYRIZA en el Parlamento Europeo como Podemos durante el 23 de febrero ante el acuerdo entre SYRIZA y la Troika. Allí Pablo Iglesias dijo aquello de «Por fin hay un gobierno del sur de Europa que negocia y no obedece». Esto como comentamos significaba que:

«O lo que es lo mismo, está contento de que el nuevo gobierno griego haya podido «negociar» para acabar haciendo lo mismo que los gobiernos que no «negociaban sino directamente obedecían»: esto es, realizar reformas en detrimento de las clases trabajadoras y en pro de la burguesía nacional y extranjera por exigencia y presión directa de la Troika –Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional–. Con este ejemplo sencillo nos preguntamos: ¿qué credibilidad le puede quedar a Pablo Iglesias cuando declaraba en esa misma entrevista que «hay varios sectores que creo que deberían ser desprivatizados» cuando apoya el listado de reformas de Alexis Tsipras del 20 de febrero que reniega del programa desprivatizador de SYRIZA con el que acababa de llegar al poder? ¿Quién va a creer en cualquiera de las otras propuestas similares a las de SYRIZA que ha prometido Podemos? ¿Quién va a creer entonces a este Tsipras español sino los que se benefician de la falsa apariencia de «cambio» con Podemos?». (Equipo de Bitácora (M-L); El desgaste paulatino de la credibilidad de Podemos, 23 de marzo de 2015)

¿Bien, y cuál ha sido la postura de Podemos en este nuevo acuerdo para el rescate? Como en febrero de 2015, Podemos ha adoptado un patético seguidismo carente de análisis y crítica. ¿Qué ha dicho Pablo Iglesias ante el último show de Tsipras? «Es tristemente lo único que podían hacer» y que ellos  ya dijeron que apoyarían «lo que apoye el Parlamento griego» y que serían «respetuosos con lo que apoyaran ellos», ¿Y ya está? ¿Eso es todo el análisis del gran adaptador de las ideas leninistas a nuestros tiempos como le califica Anguita? Este tipo de respuestas cortas y oportunistas ante una situación capituladora nos recuerda enormemente a cuando Andréi Zhdánov respondía ante las justificaciones del revisionista italiano Luigi Longo diciéndole que para ser un «revolucionario» quería ser «más parlamentarista que los propios parlamentarios» demócrata-burgueses.

5) Los oportunistas «cuentacuentos» ahora, ante el ridículo histórico y monumental de su ídolo de barro Alexis Tsipras, nos intentan vender que la «opción revolucionaria griega» puede que pase por Yanis Varufakis, ¡si señores, según esta gente los destinos del proletariado griego para algunos pasan por el antiguo asesor del socialdemócrata Yorgos Papandreu del PASOK y del hombre que entregó la claudicación al Eurogrupo de febrero de 2015! Pongamos el ejemplo sencillo de cuando los mismos «cuentacuentos» nos decían que el giro a la derecha constante de Podemos en marzo eran a causa de que un solo hombre, Juan Carlos Monedero, que el pobre había sido «forzado a  dimitir» obgliando al partido a quedar a merced de los menos revolucionarios, ¿cuál fue nuestra respuesta ante tal teoría?:

«No hay que ver la dimisión de los cargos de dirección de Monedero equivocadamente; no significa que se haya acabado la «única posibilidad que había de que alguien comandara Podemos para que este deviniera en una organización marxista o mínimamente aceptable para los intereses del proletariado», ¡no!, como decimos, Monedero ha sido víctima de sus propias convicciones, decisiones y desviaciones por meterse en un partido basado en la libre proliferación de principios liberales de organización y de libre eclecticismo ideológico, y en este mar de fuerzas revisionistas ha resultado perdedor en este choque de olas de las distintas tendencias, pero Monedero no es ningún referente marxista del panorama español, no hay que ver más que su reivindicación de Eduardo Galeano –conocido trotskista y antistalinista ahora llorado por los revisionistas–, su asesoría al gobierno venezolano –del socialismo del siglo XXI–, su asesoría al ex coordinador de Izquierda Unida Gaspar Llamazares –más derechista si cabe que el viejo revisionista de Julio Anguita–  o su propagación «machacona» de la teoría de Pablo Iglesias del «precariado» –teoría degenerada que niega al proletariado como tal– demuestran que estamos ante una de las figuras más despreciables del revisionismo contemporáneo español. No dudamos que si este partido u otro de la burguesía le da la oportunidad, le volverán a aupar para seguir trabajando en primer plano en el engaño de las masas trabajadoras». (Equipo de Bitácora (M-L); Y cuanto más se acercan las elecciones generales, Podemos recula más y más en su programa y discurso [Recopilación de documentos], 2 de mayo de 2015)

¿Y bien? ¿Cuanto ha durado el supuesto ostracismo del mismo? ¿Acaso Monedero no sigue dentro de Podemos, no ha estado en primera fila aplaudiendo a Pablo Iglesias en el Foro del Cambio en Vallecas el 11 de julio de este año? ¿Pese a sus «denuncias revolucionarias» no sigue apoyando en la práctica todo lo que ha denunciado? ¿Y lo que nunca ha denunciado? ¿No sigue siendo cómplice de toda la parafernalia «engañabobos» de Podemos? 

6) Eso nos lleva a otro punto. ¿Es cierto que existe división en SYRIZA, que incluso SYRIZA cualquier día se puede resquebrajar ante sus contradicciones y constante pérdida de influencia? Ciertamente, hemos visto que esto puede pasar ya que hemos sido testigos de las dimisiones del secretario general de Seguridad Social, Yorgos Romaniás, el secretario general de Economía, Manos Manusakis, o la propia negativa de varios diputados a votar a favor de Tsipras y las reformas de la Troika para el nuevo rescate. Pero esto es un problema inherente a cualquier organización revisionista de este tipo:

«Ya en las primeras semanas de su mandato en el gobierno, hemos podido ser testigos de la crítica interna de varios miembros de SYRIZA a la cúpula, los cuales están descontentos con su organización y con la actuación de Alexis Tsipras. Algunos personajes que habían apoyado la formación se han indignado apoyándose en que el gobierno de SYRIZA ha rebajado el lenguaje contra las instituciones que decía luchar, y que ha renunciado a cumplir con su programa a cambio de conseguir un nuevo rescate. (...) Con estos reclamos nadie debería asustarse si SYRIZA, como «partido multitendencia», le pasa como a otros partidos revisionistas que en su proceso de degeneración hacia la institución oficial como partido reformista socialdemócrata y el devenir de los acontecimientos hace que dicho partido se comprima el solo en una lucha de fracciones y líneas que de pie a que el partido: 1) se autodisuelva; 2) que se disuelva en un partido oficialmente socialdemócrata; 3) que veamos al viejo partido revisionista refundando en un nuevo partido bajo la oficialidad socialdemócrata; 4) o que seamos testigos de una nueva unión de partidos. Una crisis por la mala gestión gubernamental, o la pérdida del poder en las próximas elecciones, o la no vuelta al poder y la sucesión de años en la oposición podría azuzar la lucha interior en SYRIZA y derivar en lo ya expresado». (Equipo de Bitácora (M-L); ¿Es Alexis Tsipras el nuevo Enrico Berlinguer?, 2015)

7) ¿Era por tanto SYRIZA en enero o ahora en julio una opción plausible de garantía para los intereses de la clase obrera griega y el resto de las masas populares? ¿Iba o va a plantar cara a la Troika? No:

«SYRIZA no supone una ruptura con el sistema, sino su regeneración, bajo máscaras, de pseudoizquierda y pseudoprogresismo: dicho partido sencillamente administrará el Estado burgués-capitalista en la crisis existente. Es decir; SYRIZA no supone, ni puede suponer un factor de cambio en la sociedad griega; que la misma mantendrá a los griegos atados a los monopolios, a las directrices del la Troika –Comisión Europea + Banco Central Europeo + FMI–; del mismo modo que mantendrá la dependencia de la OTAN que está entre los factores de la crisis griega». (Equipo de Bitácora (M-L); Syriza y la euforia de la llamada «izquierda» [Recopilación Documental], 28 de enero de 2015)

8) ¿Qué ha provocado Tsipras y SYRIZA con estos viejos y nuevos oprobios que afectan a la dignidad de los griegos y a la soberanía griega? Desde luego la continuación de la crisis económica,  la pauperización del nivel de vida, la subida de los precios, el «corralito» en los bancos, y ahora la subida de impuestos, bajada de pensiones, ¿Y cómo le han devuelvo el gesto del gobierno las masas populares? Con nuevas huelgas y disturbios espontáneos de la población, que por supuesto están lejos de ser aprovechados por un partido marxista-leninista inexistente en el país heleno.

9) ¿Acaso la vieja organización revisionista del Partido Comunista Griego podrá pescar en aguas revueltas? Esta organización ni ha aprovechado los acontecimientos desde que se inició la crisis a finales de 2009 ni se espera que lo haga, no porque no tenga la oportunidad manifiesta, sino porque sus movimientos son insuficientes como para captar la atención de las masas y tomar el poder, con lo que logra quedarse en tierra de nadie no sabiendo ni refutar la influencia de los viejos partidos ND-PASOK, ni del «socialismo del siglo» XXI de SYRIZA, ni siquiera la del neofascismo de Amancer Dorado; queda atrapado en una triple pinza donde su discurso es torpe y poco interesante y donde sus acciones son todavía más paupérrimas –sobre todos al estar inundados de un profundo respeto por la legalidad burguesa, el cretinismo parlamentario y el economicismo–, de hecho este partido revisionista lejos de avanzar en influencia está quedando relegada. El panorama griego más bien parecer ser que ante una caída de SYRIZA se harán con el poder –en este orden–: 1) de nuevo el PASOK o Nueva Democracia –bien por dimisión del gobierno de SYRIZA o por elecciones anticipadas–; ó 2) se dé un repunte del fascismo bien por medio de Amanecer Dorado o que se dé un golpe militar.

10) ¿Pueden existir 
«a estas alturas de la película tanto dentro como fuera de Grecia defensores acérrimos o apologistas del «mal menor, que sigan manteniendo su apoyo a SYRIZA? Por supuesto, como el sabio refranero español dice: «Cuando un tonto coge un camino el camino se acaba y el tonto sigue».

El documento:

Podemos respalda el acuerdo de Tsipras con la troika: "Apoyamos lo mismo que el Parlamento griego"

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. / Efe

Andrés Gil/Irene Castro 
16/07/2015 - 13:05h

"Es tristemente lo único que podía hacer". Así ha descrito el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el acuerdo alcanzado por el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y la troika: "La política es abyecta".

"¿Hacemos política o nos volvemos todos a la acaldemia a seguir haciendo análisis estupendos?", se ha preguntado Iglesias al entrar en la presentación del libro Redes de indignación y esperanza, de Manuel Castells, este jueves al mediodía, en la que Iglesias ha aceptado tres preguntas: "Si la mayoria de los griegos aceptaban.. Los que mandan en Europa son antidemócratas, pero tienen medios de comunicación diciendo: 'los democratas son estos, los antidemócratas son los que hacen populismo'. En políticapolítica no cuentan las razones, tu capacidad de diagnóstico, cuenta el poder y un país del sur tiene muy poquito poder".

"Lo que ha ocurrido en Grecia es la verdad del poder", ha insistido Iglesias: "Si se articula una suerte de nuevos gobiernos en Europa con políticapolíticas keynesianas, si conseguimos doblar el brazo a los socialdemócratas y que cambien de bando habrá una posibilidad. Y, si no, vendrá Marine Le Pen y dirá: 'Hemos ganado las elecciones en Francia, tenemos armas nucleares y nuestro principal aliado es Rusia. Ni Unión Europea ni OTAN. Si ganamos aquí, el enemigo son las élites locales a las que vamos a hacer llorar un poquito. Y si no, ¿la alternativa es Marine Le Pen? Alianzas con Rusia, vísperas de la tercera guerra mundial. La políticapolítica es abyecta".

El Congreso de los Diputados votará el acuerdo alcanzado entre Grecia y las instituciones europeas para un nuevo rescate. "El Parlamento español no ha votado el rescate a la banca", ha explicado este jueves el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, "que ni siquiera se ha comprometido a devolver las ayudas públicas. Cuando las deudas las tienen banqueros y eléctricas, se perdonan. Es una maniobra electoral y un fraude, nadie preguntó a los españoles si quierían que se cambiara la Constitución, y ahora hay cosas que parecen urgentes por debatir. Hay sobreactuación y se quiere apretar en discusiones y reformas legislativas para apurar los últimos meses en este Parlamento, que se van a cambiar en el siguiente, como la ley Mordaza".

Pero, ¿qué votaría Podemos? Errejón responde: "Los líderes europeos han dado una patada hacia adelante al problema, debilitan a un Gobierno salido de las urnas, porque si no lo hicieran se caería la excusa de que no hay alternativa a la austeridad. Los países que se ponen del lado de Merkel votan contra sus propios pueblos. Este acuerdo, difícil, como ha reconocido Tsipras, es el acuerdo posible ante la intransigencia de los líderes europeos, la mejor solución alcanzable, aunque no está hecho pensando en el futuro del euro ni la UE". ¿Entonces? "Nosotros apoyaríamos lo que apoye el Parlamento griego y seríamos respetuosos con lo que apoyaran ellos", concreta el secretario político de Podemos.

Errejón, junto con el responsable del Instituto 25M de Podemos, Jorge Lago, y el secretario general del partido, Pablo Iglesias, han presentado este jueves por la mañana la  Universidad de Verano de Podemos. Iglesias sólo ha respondido pregunas sobre este encuentro, y ha delegado en Errejón las cuestiones sobre política general.

Universidad de Verano

La Universidad de Verano, entre el 23 y el 26 de julio en la Complutense de Madrid y en espacios de teatro y conciertos, supone "encuentro, formación, debate y análisis en torno a las principales cuestiones que debe afrontar Podemos en los próximos meses", afirma el partido.

"Cuando se escriba de Podemos", explica Iglesias, "habrá que decir que no hubo una fuerza política en España como Podemos para la que las reflexiones teóricas fueran tan importantes para diseñar una línea y una estrategia política. Para nosotros, lo que representó el 15M fue una invitación a la reflexión. Comenzamos a hacer una reflexión quizá muy sofisticada sobre lo que estaba ocurriendo y llegamos a lanzar una hipótesis política sobre cómo intervenir y la llevamos a cabo. Y tuvimos el placer de que se verificaron. El 15M representaba una crisis orgánica, de régimen. Una de las claves desde ese régimen es la derrota en términos sociales y culturales de una izquierda con una serie de aspiraciones; es la época en la que el neoliberalismo se convierte en la ley de la gravedad de las relaciones económicas; un régimen exitoso. Y hubo quien vio el 15M con una revancha de la izquierda, pero no fue eso, representó la crisis de un modelo con ingredientes ajenos a esa geografía izquierda-derecha. Decían: queremos democracia y señalaban como enemigo a las élites económicas y políticas. Esos ejes eran para nosotros los que tenían que representar el proyecto político de cambio. La geografía izquierda-derecha es de régimen y el 15M permitía una geografía nueva, patear el tablero y hablar de los de arriba y los de abajo, construir una mayoría política con una mayoría social diversa. Nosotros construimos una identidad plebeya, lo que podía representar la fractura entre el caradura que viaja en business frente al que va en metro".

"Esa reflexión teórica", ha proseguido Iglesias, "ha sido lo que ha explicado nuestro éxito. El éxito fundamental tiene que ver con esa manera de plantear las cosas. Por eso para nosotros es importante la reflexión teórica sobre, también, las posibilidades de gobernar. Grecia ha revelado los límites institucionales de la posibilidad de gobernar. Los griegos han votado épicamente. Lo que nosotros planteamos es enormemente modesto: una reforma fiscal para una redistribución mayor, doblar el brazo a la socialdemocracia para que cambie de bando y mayor protección social. Fruto de esa reflexión se explican los diseños comunicativos de Podemos, pero en nuestros propios círculos personales pensamos que se nos ha comprendido muy poco".

Iglesias ha afirmado que "es imposible gobernar sin diagnósticos y sin proyecto de país. En España no se milita en partidos, se milita en los medios de comunicación, politizan más que los partidos, marcan en el terreno de juego con las preguntas que se formulan. Por eso hemos querido esta reflexión, la Universidad de Verano".

¿Cómo es la relación de Podemos con el mundo cultural o intelectual que, recientemente, ha emplazado al partido a construir una candidatura de unidad popular para las generales? "En el mundo de la cultura o intelectual podemos encontrar a Pedro Almodóvar y Toni, de Chikos del Maíz, firmando el mismo manifiesto, pero operan en distintas claves. Es diverso. Es imposible calificar que son o no conservadores o innovadores; hay de todo. Lo más que se puede decir es que tienen muy buena voluntad y podemos estar agradecidos por haber sido valientes, como en el movimiento contra la Guerra, cuando dijeron hasta aquí en una gala de los Goya. Lo que mejor les define es su buena intención, y luego cada uno es hijo de su padre y de su madre: César Rendueles o Luis García Montero; Almodóvar o Benito Zambrano; David Trueba con Fernando León... Son valientes, generosos y con una excelente voluntad".

El responsable del Instituto 25M de Podemos, Jorge Lago, coordinador de la Universidad de Verano, ha explicado que el encuentro consta "de cuatro patas: análisis de la transformación en el sur de Europa; el modelo español –régimen político, cultural, social del 78– con sus límites y posibilidades; formación para simpatizantes y llegar en mejores condiciones a las elecciones; y el off en términos culturales: teatro, exposiciones, conciertos... Es un espacio de reflexión de la política como algo más amplio de lo que pasa en el Parlamento, que es lo que representa el el Instituto 25M".

Errejón ha abundado: "No va a ser un cóctel de verano ni un photocall, nos vamos a poner a discutir en serio. Queremos parar y reflexionar sobre nuestras hipótesis, en qué cosas hemos sido muy buenos o no tan buenos, quién nos falta, de quién queremos aprender... Nuestro proyecto está en formación, falta mucha gente y tenemos que seguir mejorándolo. Si nos creemos que no estamos en un año de elecciones, sino de cambio de ciclo, hay que atreverse a tener espacios que nos permitan imaginar cómo va a ser la siguiente etapa del país. La carrera electoral es solo una parte, hay que atreverse a imaginar en un proyecto de país a largo plazo. Estaremos haciendo un ejercicio de reflexión y evaluación política de lo realizado y de lo que nos queda. Sentíamos que necesitábamos un momento así. Todo es a puerta abierta. Es la universidad de verano de Podemos y del Instituto 25M, pero también de todos los que quieran compartir con nosotros".
http://www.eldiario.es


En medio de disturbios, el parlamento griego aprobó un duro ajuste para su economía


Miércoles 15 de julio de 2015 | 20:43

El Primer Ministro afirmó que no había opción para su Gobierno; ahora subirán impuestos y congelarán jubilaciones para negociar un nuevo rescate financiero con la Eurozona

Earlamento de Grecia aprobó este hoy un dracociano plan de ajuste exigido por la eurozona como vehículo para negociar un nuevo paquete de ayuda financiera para el gobierno. Las medidas fueron aprobadas a las 8 de la noche de Buenos Aires (2:16 am de Atenas) en medio de deserciones en Syriza, el partido político del primer ministro Alexis Tsipras.

Las medidas votadas incluyen una suba generalizada del IVA (dividido en tres tipos), incremento de impuestos a sociedades y artículos de lujo, legislación que abra la puerta a privatización de activos del Estado, eliminación gradual de ayuda financiera a jubilaciones más bajas hasta 2019 y congelación de pensiones hasta 2021.

Según un primer cálculo, 229 diputados votaron a favor del texto, 6 se abstuvieron y 64 votaron en contra, entre ellos el ex ministro de Finanzas Yanis Varoufakis y la presidenta del parlamento Zoe Konstantopoulou.

Antes de la votación, Tsipras dijo que no tuvo más opción que aceptar términos duros de los acreedores, antes de una votación crucial sobre un nuevo paquete de medidas de austeridad y sobre el acuerdo de rescate financiero.

"Teníamos una opción específica: Un acuerdo con el que no estamos de acuerdo, o un caótico incumplimiento de pagos'', dijo el funcionario en el Parlamento.

Enfrentamientos en la calle

La policía dice que 50 manifestantes han sido detenidos durante largos enfrentamientos afuera del parlamento.

Los hechos violentos involucraron a unos 200 jóvenes que lanzaron bombas incendiarias y rocas contra policías antimotines, rompieron ventanas y prendieron fuego a contendedores de basura.

Muchos de los manifestantes enmascarados llevaban bates de madera y pedazos de pavimento, en los peores enfrentamientos de que se formó el gobierno del primer ministro Alexis Tsipras hace seis meses.

Los choques amainaron cuando el debate avanzó sobre una nueva medida de austeridad avanzaba en el parlamento.

La policía antidisturbios lanzó gas pimienta y lacrimógeno el miércoles por la noche para repeler a los jóvenes que tiraban bombas molotov y piedras contra la policía.

Al menos 12.500 personas se encontraban en el mitin en la plaza Syntagma.

Los enfrentamientos iniciaron cuando los legisladores comenzaban el debate sobre una ley de austeridad que contempla la creación de un impuesto al consumo y la reforma al sistema de pensiones.

www.lanacion.com


La oposición le da el 'sí' al acuerdo de Tsipras con Europa, y parte de Syriza le da la espalda


15.07.2015 - 20:43h

El Parlamento griego ha aprobado con amplia mayoría, y pese a las disidencias en Syriza, el primer paquete de reformas acordado con los acreedores que servirá para iniciar las negociaciones sobre el tercer rescate.

La votación estuvo marcada por las disidencias internas de Syriza, y entre los 32 diputados que votaron en contra del acuerdo o se abstuvieron. Entre los que secundaron el voto negativo, estuvo Yanis Varufakis, quien hasta hace diez días era ministro de Finanzas, el ministro de Energía, Panayotis Lafazanis, y tres ministros adjuntos, el de Seguridad Social, Dimitris Stratulis, el de Defensa, Kostas Ísijos y la segunda de Finanzas, Nadia Valavani, que dimitió este miércoles de su cargo.

Elegir entre acuerdo, quiebra o salida del euro

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha afirmado que tenía tres opciones en la negociación con los socios, aceptar el acuerdo actual, una quiebra desordenada del país o su salida de la eurozona. "Las opciones específicas que tenía frente a mí eran: uno, aceptar un acuerdo con el que estoy en desacuerdo; la segunda, la quiebra desordenada, y teníamos una tercera opción, el 'grexit' (salida de Grecia del euro) consensuado de Schäuble", dijo Tsipras en el Parlamento. En su intervención, previa a la votación sobre las reformas acordadas con los socios, de la que depende el inicio de las negociaciones sobre el tercer rescate, Tsipras recalcó que será el "último" en eludir sus "responsabilidades" y también "el último que facilitará la caída de un Gobierno de izquierdas". Recalcó que no cree en el acuerdo firmado este lunes en el Consejo Europeo, pero aseguró que el Gobierno se ve "obligado a ponerlo en práctica". Señaló que su Gobierno puede hacer "mucho" para "rectificar las injusticias" y añadió que luchará hasta el final y que espera el respaldo del grupo parlamentario de Syriza en su mayoría. "Yo no haría un favor a nuestros rivales para convertirse en un pequeño paréntesis en el tiempo", dijo en alusión a declaraciones del conservador Nueva Democracia, que dijo que el Gobierno izquierdista sería un paréntesis en la historia. El jefe del Gobierno heleno recalcó que ha logrado "la promesa" de que "a partir del otoño habrá una negociación sobre la reestructuración de la deuda para después de 2022" y aseguró que los socios europeos "por primera vez examinan la reestructuración".

Dijo que era necesario evitar la salida del euro para que haya inversiones en Grecia, sin las cuales "sabemos que no hay posibilidad de crecimiento". "Nuestro Gobierno hará todo lo que pueda en contra de la evasión fiscal y la corrupción y al mismo tiempo, intentará suavizar las consecuencias nefastas" del acuerdo, aseguró Tsipras, que agregó que el "mayor adversario" del Ejecutivo está en el interior del país y son las "las fuerzas de la oligarquía" que han actuado estos años bajo la connivencia de los gobiernos anteriores. El primer ministro aseguró que no intentará "embellecer la situación como hicieron mis predecesores. Quiero decir que a pesar de las dificultades habrá muchas cosas a favor de los más pobres". Tsipras afirmó que su Gobierno podrá mantenerse en pie, porque, dijo "los gobiernos caen cuando pierden el apoyo de la sociedad y del Parlamento" y aseguró que ese no es su caso.

www.20minutos.es


Tsipras acepta ahora un rescate duro y se enfrenta al ala más radical de Syriza

El primer ministro griego, Alexis Tsipras. (Reuters)

Pedro Calvo, Alexandre Mato.Bruselas 10.07.15 - 05:00 H.ACTUALIZADO: 11:07 H

Primero pidió el tercer rescate. Luego presentó sus propuestas. Tsipras está dando los pasos previstos, pero está por ver si sus reformas convencen en Bruselas... y en Atenas

No sobró demasiado tiempo. Ni faltó la dosis de intriga. Pasadas las 10 de la noche –es decir, a menos de dos horas de que expirara el plazo previsto–, las autoridades europeas confirmaron que habían recibido el documento con la propuesta de reformas del Gobierno de Alexis Tsipras.

No sobró demasiado tiempo. Ni faltó la dosis de intriga. Pasadas las 10 de la noche –es decir, a menos de dos horas de que expirara el plazo previsto–, las autoridades europeas confirmaron que habían recibido el documento con la propuesta de reformas del Gobierno de Alexis Tsipras.

Hubo suspense, eso sí, porque la Comisión Europea primero matizó que aún no le había llegado –pasaron unos minutos hasta que confirmó la recepción– y luego observó que la carta no estaba firmada –de nuevo hubo que esperar casi media hora hasta que comunicó que ya tenía la propuesta, esta vez firmada, en su poder–.

El caso es que el Ejecutivo de Syriza llegó a tiempo con la propuesta que tiene la llave para que, por un lado, el país reciba un tercer rescate que le ayude a pagar su deuda y para que, por otro, pueda permanecer en el euro. Pero no vale una llave cualquiera; debe ser la que encaje con las condiciones y las reformas que demandan los acreedores. De lo contrario, ni rescate ni permanencia en la Eurozona. 

Por lo pronto, las bolsas ha recibido la propuesta como si de un acuerdo firmado y sellado se tratase. Ya ayer los inversores empezaron a salir de sus guaridas y hoy el optimismo sigue extendiéndose por los parqués del Viejo Continente con subidas superiores al 2% en el caso de Cac 40 parisino y el Eurostoxx50, y del 1,5% para el Dax alemán.

El Ibex 35, por su parte, avanzaba a media mañana más de un 2% para situarse al filo de los 11.000 puntos a la vez que la presión sobre la deuda española en el mercado secundario se desplomaba. El interés del bono español a diez años se situaba en el 2,08% frente al 2.18%, con lo que la prima de riesgo se hundía más de un 12% hasta los 127 puntos básicos mientras el bund alemán veía subir su rentabilidad al 0,8%. De esta manera, el diferencial entre España y Alemania acumula un descenso del 21% desde el martes.

Y aunque teniendo en cuenta la trascendencia de lo que está en juego –Grecia se arriesga a salir del euro (Grexit) y a sufrir una crisis aún más profunda y la Eurozona arriesga el carácter irreversible de la moneda única– el asunto de las reformas parece menor, no lo es en absoluto. Y no sólo no lo es para el Eurogrupo, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que conforman el grupo de las instituciones o acreedores antes conocido como la troika, sino que esas condiciones también resultan fundamentales en clave interna. Es decir, que Tsipras se juega el futuro de su país en Europa y el suyo en el Gobierno, porque no sólo debe tener el visto bueno de Bruselas, sino que antes debe recibir la autorización del Parlamento heleno para emplear ese documento como base para negociar. 

De nuevo, puede parece un trámite menor. Pero no lo es. Primero, porque debe convencer a la parte más radical de su partido de que, menos de una semana después de que los griegos dijeran No a un rescate con nuevas condiciones, ahora sea Tsipras el que presenta unas condiciones que incluso superan en profundidad a las votadas en la consulta. Segundo, porque también debe convencer a sus socios de Gobierno, la formación nacionalista de derechas y antieuropea Griegos Independientes. Y tercero, porque luego debe recibir el respaldo de la Cámara, donde se expone a los reproches por llevar ahora esa propuesta con el referéndum aún caliente, aunque la mayoría de los partidos de la oposición ha acordado esta semana cerrar filas en torno a Tsipras en el delicado momento actual. 

Tsipras anunciará ante el Parlamento griego recortes de gasto y subidas de impuestos por 12.000 o 13.000 millones de euros. “A nadie le gustan las medidas, cuando tienes un 61% de apoyo ciudadano contra ellas y tienes que aplicarlas, ¿qué sentido tiene la Constitución?”, se pregunta un alto cargo griego consultado por El Confidencial. Esta fuente de Atenas, que ha seguido de cerca las negociaciones en los últimos cinco meses, asegura que “por esto dimitió Varufakis, porque no quería firmar este tipo de medidas”.

Habrá un aumento del IVA en ciertos productos, también del impuesto a las empresas, que quedaría entre el 28 y el 29%, y también a los bienes de lujo. Estos productos o servicios ahora mismo tienen un gravamen del 23%, pero experimentarían una subida para atacar a las rentas altas, un impuesto al lujo que representan los coches de alta gama o las piscinas.

Atenas también perfila un ahorro del gasto metiendo la tijera en las pensiones. Entre este año y 2016 podría salvar cerca del 1,5% del producto interior bruto (PIB), más de 2.000 millones de euros, eliminando los incentivos a las jubilaciones anticipadas desde la próxima semana. El Ejecutivo heleno adelanta una medida prevista para octubre, una nueva concesión.

Un fin de semana para la historia

A la espera de cómo resuelve Tsipras su situación interna, los acreedores analizarán la propuesta este viernes y, si encaja con sus peticiones, el sábado será debatida por el Eurogrupo. A partir de ahí, el domingo será el turno de los jefes de gobierno, tanto de la Eurozona como de la Unión Europea.

Si el plan de Tsipras supera todas esas cribas internas y externas, será en esta última cita, la de los líderes europeos, en la que se determinará su porvenir en el euro. Un juicio favorable abriría las puertas del tercer rescate, que según las cifras que se han manejado estos días rondaría los 50.000 millones de euros; sentaría las bases para negociar una reestructuración de la deuda helena, algo que en Europa ya se empieza a aceptar más abiertamente; y, como la solvencia del país quedaría reforzada, permitiría al BCE ser más generoso con el dinero que pone a disposición de la banca griega a través de la Provisión de Liquidez de Emergencia (ELA, en sus siglas en inglés), un paso clave para levantar luego el corralito y reabrir los bancos. Grecia, por tanto, seguiría en el euro. 

Por el contrario, rechazar la propuesta, considerar que el país no es solvente o desconfiar de la voluntad de Tsipras de acometer esas reformas conduciría al Grexit, que se consumaría si, tras ese veredicto, el BCE retira a la banca griega la respiración asistida que representa su acceso a la ELA. 

http://www.elconfidencial.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»